Sin manual para vivir: Es posible viajar y realizar un documental por el camino

Contenidos

👋🏽 ¡Hola! Soy Valen

He llegaó desde muy lejos con mis trucos, mis complejos, una maleta llena de trastos y un cuaderno lleno de cuentos. 

Escribo y te hablo sobre viajar, emprender y vivir una vida un poco más simple y sostenible.

Sígueme en las redes:

Lina es Colombiana y la habrás visto porque en el pasado ha colaborado con esta web. Sin embargo desde hace unos meses se encuentra enfrascada en un proyecto titánico que la ha mantenido entretenida y que hoy queremos destacar.

Muchas veces cuando pensamos en trabajar durante el viaje no se nos ocurren todas las posibilidades al abasto y Lina decidió explorar una vía más compleja realizando un documental durante su viaje por Sudamérica. El resultado será titulado: Sin manual para vivir.

En esta pequeña entrevista de cuenta sobre su planificación y su desarrollo y los mayores retos de llevarlo a cabo mientras se encuentra en movimiento.

Cuéntanos, ¿Cómo comenzaste con esto? ¿Cómo surgió la idea?

A finales del 2015 viajé a Finlandia desde Turquía para cumplir mi sueño de ver las auroras boreales. Estando en el Círculo Polar Ártico, intercambiando trabajo por alojamiento y comida, tuve uno de esos momentos en los que me encierro en mí misma y el mundo exterior no existe.

Dormía en la misma habitación con mi compañera de Malasya, Ying-Ying. No tenía sueño pero no podía encender la luz para escribir o leer.  No quería despertarla. Cerré mis ojos y viajé a través de mi mente. Empecé a soñar, a crear, a planear, a analizar. Sentía que debía recorrer Sudamérica, el continente que me parió.

Sin embargo deseaba hacer algo diferente, no quería viajar sólo por viajar, deseaba participar en algo con impacto comunitario, conocer una riqueza diferente del continente…pero no sabía muy bien cómo.

En ese momento, así de un solo golpe, sin anestesia, me pregunto:  ¿Qué tal si haces un documental? Viajando por el continente que más deseas conocer y escribir sobre su mayor riqueza: ¿Su gente?

La idea no estaba muy bien desarrollada en el momento, sólo un boceto. Lo que hice fue enviarle un whatsapp a algunos de mis familiares y personas que supieran del tema. No obtuve muy buenas respuestas, tal vez porque era un proyecto muy loco y sin los recursos necesarios era difícil llevarlo a cabo.

Definitivamente no podía llevarlo a cabo sola. Tenía la idea pero no los conocimientos para llevarla a cabo. Fue entonces cuando le escribí a una amiga que conocí en mi ciudad natal, sabía que ella había estudiado realización audiovisual y luego se había ido a Buenos Aires a especializarse en guión.

Me dije a mi misma que si ella me decía que no era una buena idea o que era algo descabellado hacerlo sin dinero, abortaría la misión. Para mi sorpresa, su respuesta fue: “Me encanta la idea. Dame quince días y te hago una contra-propuesta”. Y ese último intento, ese primer y último mensaje, disparó el desarrollo de mi sueño.

Mi idea inicial era documentar  la hospitalidad de Sudamérica, el sentido de comunidad de nuestra gente, experimentar en carne propia la ayuda de desconocidos para lograr hacer un recorrido sin gastar más de cinco dólares diarios.  Todo, absolutamente todo por tierra y agua.

Durante el 2016 fuimos cocinando la idea pero después de varios problemas, mi amiga terminó una relación de pareja que estaba deteriorando su vida, luego la atropelló un auto (parece de película pero ya ambas nos reímos cuando hablamos del tema) y yo, al ver que nada avanzaba, empecé a dudar de todo y aplazar cada vez más la salida de mi viaje. Parecía que el proyecto empezaba a diluirse.

En los meses de espera sin saber cómo seguir, empecé a hacer viajes cortos por Colombia.

Lo que parecía el final del sueño se convirtió en la oportunidad para descubrir que antes de volver a salir, debía conocer mi tierra.

Ahora estaba lista y además, mi amiga se había recuperado físicamente y acababa de hacer un viaje sola por Bolivia donde había logrado reencontrarse consigo misma.

¡Retomamos el proyecto!

Pasamos semanas hablando y contándonos nuestras experiencias, vimos varios documentales y al final, cuando pensamos en ideas para concretar el documental en Sudamérica, ambas tuvimos el mismo flechazo: Bolivia. Ella por lo que aprendió en su viaje sola y yo por el inmenso deseo de comprobar por mí misma que no es cierto lo que dicen otros viajeros: Bolivia no es un país hospitalario.

 

 ¿Cómo se formó el equipo?, ¿Se conocían anteriormente? ¿Qué papel jugó internet en todo esto?

A Karen la conocí en mi ciudad natal. Éramos compañeras en el colegio y siempre mantuvimos el contacto a pesar de la distancia y el paso del tiempo. Gracias al internet pudimos mantener una comunicación constante para planear la idea y gracias a las redes sociales de Patoneando pudimos dar a conocer el proyecto, abrir una campaña de Crowdfunding y promocionar su etapa de producción.

¿Cuáles son los planes a futuro? ¿Cómo piensan promoverlo?

La campaña seguirá abierta hasta el 19 de noviembre. Ahora estamos en la etapa de edición. La estamos difundiendo a través de varios medios de comunicación argentinos y colombianos y a través del fanpage sin manual paravivir, la película.

En un futuro deseamos difundirlo en escuelas, fundaciones, organizaciones e instituciones.

¿Cómo ha sido la experiencia de mantener un proyecto tan ambicioso mientras viajas?

Al principio no fue fácil. Primero la distancia entre la productora y yo, ella estaba en Buenos Aires y yo en Bogotá. A pesar de esto y gracias al internet y a las nuevas formas de comunicación pudimos levantar el proyecto y empezar una campaña de Crowdfunding juntas.

La parte más difícil fue el viaje en sí mismo, bajé por tierra desde Bogotá hasta Bolivia con poco dinero y de una manera acelerada. Al mismo tiempo debíamos mantener la campaña a través de mis redes sociales, tocar las puertas en diferentes medios de comunicación, realizar videos para la campaña, enviar mensajes privados y correos electrónicos a amigos, conocidos, familiares y a mis lectores. Lo más difícil era tener internet todo el tiempo (lo cual fue siempre muy difícil).

Cuando llegué a Bolivia estaba agotada, tanto física como mentalmente. Las horas de grabación fueron largas y agotadoras. No sólo debía estar delante de la cámara sino también detrás de la campaña en mis redes. Al finalizar la grabación tuve que detenerme. Necesitaba alejarme de las redes y descansar. Así lo hice y me quedé en el norte de Argentina durante más de un mes. A pesar de lo agotador que fue el proceso de grabación, de la campaña y de realizar un viaje tan rápido y sin dinero, fue una hermosa experiencia llena de aprendizajes.

 Qué consejos le darías a alguien que quiere emprender una aventura similar.

Que encuentre un equipo de personas con quien se sienta bien trabajando, que dejen las reglas marcadas desde el principio y que siempre tengan claro el resultado que quieren lograr.

 

¡Ayúdanos!

¡Ayúdanos y déjanos ayudarte! ❤

5 % de descuento en todos los seguros de viaje de Mondo.

10% de descuento en seguros de viaje Intermundial.

15€ en tu cuenta N26 gratis (para viajar sin comisiones) con el código valentic0578

35€ de descuento en Airbnb para tu primera reserva

Facebook
Twitter
Pinterest

Siempre al sur

El Refugio

Cada mes nos juntamos de manera digital más de 6500 exploradores para compartir nuestras experiencias de viajes y emprendimiento. 

Recibe la carta mensual con recomendaciones, consejos y las últimas ofertas de trabajo en tu buzón. 

SABER MÁS ⟶

5 respuestas

  1. Estoy emprendiendo un viaje en un par de meses por sudamerica desde el norte argentino en bicicleta tengo en mente el mismo proyecto; buscando sobre nomades digitales me encontre con este lindo proyecto q me motiva a seguir con el mio. Aun que yo viajo solo y en bicicleta hasta Ecuador, mi primer destino me siento muy entusiasmado de poder realizarlo.
    Saludos!

    1. Hola Rodrigo,
      Perdona por la demora en la respuesta, hemos tenido esto muy parado pero estamos reactivando.
      Esperamos que hayas podido emprender ese viaje con o sin proyecto.
      Mucha suerte en las rutas!

  2. Siempre he imaginado yo haciendo alguna película, la edición de video es algo que me gusta, como conseguiste el equipo con el que grabarias? pedias permiso para grabar a las personas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *