Lee el relato anterior en «

*Post Actualizado / Updated on

Después de nuestros días de relajación en Gili Meno cruzamos a Bali con la idea de pasar los últimos días de nuestros 60 días en Indonesia por la isla más visitada y conocida del país. Nuestra primera parada fue Ubud donde al final terminamos quedándonos 8 días.

No voy a mentir, le teníamos un poco de miedo a Bali, estábamos casi convencidos de que la odiaríamos porque solemos ser un poco testarudos y cuando vemos muchedumbres perdemos un poco el interés (no por que creamos que somos especiales, más que nada porque nos estresamos un poco con la multitud), pero he de decir que en Bali, al menos todavía, hay espacio para todos, dependerá de lo que estés buscando como te montes la vida.

En Ubud por ejemplo apenas pasamos por la ciudad como tal, la mayoría del tiempo estuvimos por los alrededores y nos hospedamos en una pequeña guest house situada en el interior de una casa tradicional balinesa (esta especie de minibarrios donde conviven varias familias de la misma familia) a apenas 3km del centro pero lo suficientemente alejada como para estar completamente desconectados de todo el barullo.

Ubud fue un lugar perfecto para tener cerca, es sin duda una ciudad con todo lo que necesites a nivel «Europeo», restaurantes de todo tipo, tiendas de souvenirs para todos los gustos y algunas atracciones que harán que como mínimo te pasees un día por la ciudad.

 

¿Dónde dormir en Ubud?

Como hemos dicho dependerá un poco de lo que estés buscando, nosotros en la mayoría de lugares en los que nos hospedamos solíamos hacerlo buscando un poco hacía las afueras, una vez allí alquilábamos una moto y nos movíamos por la zona como queríamos teniendo la ciudad extremadamente cerca pero sin estar encima de ella.

En Ubud hay bastante turismo y desde luego oferta hotelera no te va a faltar. Además, al igual que en todo el resto de la isla, la relación precio – calidad es impresionante y por muy poco dinero podrás alojarte en un lugar de en sueño.

Nosotros preferimos siempre las cosas básicas y a ser posible los negocios locales y encontramos una guest house de la que os fuimos enamorados (y a la que terminamos volviendo unos días después). Se trata de Wiyaja Guest House, un pequeño edificio localizado en la parte de atrás de un patio de casas balinesas regentado por una familia local que recientemente pidió un préstamo al banco para poder abrir su negocio y que le ponen todo el cariño del mundo al servicio. Pagamos solo 115.000 rupias por una habitación doble nueva y ENORME con baño privado, balcón y desayuno incluido y sinceramente vale cada céntimo y más.

No me extraña si han subido un poco los precios pero aún así os la recomendamos de corazón.

Si estás buscando otro tipo de alojamiento puedes pegarle un vistazo a este mapa con todas las opciones por la ciudad. Al igual que siempre hacemos te pedimos que si te ha servido de alguna manera la información en este blog hagas tu reserva desde estos enlaces o el mapa, así nos ayudarás a seguir compartiendo información y a ti no te costará nada.



Booking.com

Si además tienes algún alojamiento que te gustaría recomendar solo tienes que dejar tu experiencia en los comentarios.

 

¿Cómo moverte por Ubud?

La mejor manera para moverte por Ubud y por Bali en general es alquilando una moto. Si no dispones de carnet de conducir de moto. Recuerda que para la mayoría de seguros de viaje no estarás cubierto al estar conduciendo una moto sin carnet tal y como lo explicamos en nuestra guía de seguros y que la opción de conducir una moto con tu carnet de conducir español SOLO es válida en territorio español.  Las motos en Ubud y en Bali en general se suelen alquilar por unas 60.000 a 80.000 rupias el día (unos 4€).

La mayoría de los alojamientos ofrecen motos de alquiler, nosotros no la alquilamos en el alojamiento porque la queríamos para llevárnosla un par de noches para otra ciudad de la isla, pero justo a unos pocos metros de la guest house había un garaje de alquiler con la mejor moto que tuvimos en toda Indonesia donde pagamos solo 50.000 al día porque la alquilamos por unos 10 días.

Si prefieres que alguien te lleve o sois un grupo mayor siempre puedes contratar un conductor que os lleve y os traiga allí donde queráis. Este servicio obviamente suele ser mucho más costoso pero es también mucho más cómodo y una buena opción en el caso de ser una familia. Aquí puedes contratar un coche y conductor para un grupo de hasta 6 personas.

 

¿Qué hacer en Ubud?

Desde luego aburrirse en Ubud es complicado, cuando no se trata de atracciones turísticas como tal se tratará de eventos (que los hay de todo tipo) por lo que sinceramente puedes pasarte semanas en Ubud sin problema y nunca te faltará algo que hacer.  Te dejamos algunos de los planes destacados de la ciudad y las zonas más cercanas y te contamos lo que nos gustó más o menos.

Puedes comenzar tu visita a la ciudad con un tour de 5 horas en español que te guíe por los puntos más importantes de la ciudad por solo 15€ es una muy buena manera de tomar contacto especialmente si no se disponen de muchos días.

 

 

Monkey Forest

Hay muchas cosas en Ubud que desde luego no me parecieron indispensables, sobre todo las que se encuentran más cerca de la ciudad. Digo esto sabiendo que llegamos de un viaje por Asia que ya duraba más de una año y que por lo tanto, muchas cosas que nos encontramos aquí ya habíamos visto en otros lados, por ejemplo el Monkey Forest.

Lo bueno: Es un lugar bonito, los arboles crecen a su antojo y crean estructuras impresionantes, las esculturas que adornan el lugar y en general la atmósfera lo hacen un lugar donde sin duda una caminata se disfruta.

Lo malo: la entrada son 50.000 por persona (de las más caras de las atracciones de la zona), hay una buena cantidad de gente, si ya has visto monos en algún otro lado sencillamente no verás nada muy nuevo. Además, al haber tanta gente que lamentablemente alimenta a los monos estos se han vuelto ligeramente agresivos por lo que hay que ir con cuidado con las pertenencias.

 

Campuhan Ridge Walk

Al igual que en el caso del Monkey forest se trata, para mi, de una visita completamente dispensable, no verás mucho más que la ya conocida foto. No es más que una pequeña caminata de dos kilómetros, al igual que el bosque, está también llena de gente.

En este caso la entrada es gratuita por lo que si quieres mover las piernas y quizá disfrutar de un amanecer (donde está mucho más tranquilo) no perderás nada y desde luego es una lugar que no está del todo mal para que te de un poco el aire. Eso sí, hay caminatas que en caso de tener poco tiempo merecen mucho más la pena.

 

Saraswati Temple

Localizado en el centro de la ciudad encontrarás un templo rodeado de agua y lotus que florecen al atardecer. Al igual que en la mayoría de los templos de la ciudad y muchos de los templos de Bali no podrás acceder a ellos (o solo podrás hacerlo hasta cierto punto), pero aún así vale la pena llegar hasta aquí ya que como mínimo la estampa es bonita.

Se encuentra «escondido» detrás de un Starbucks (que ironía) y llegar hasta allí es gratuito. La zona también hace de escenario para algunos espectáculos de danzas tradicionales, puedes comprar entradas para los espectáculos justo en el chiringuito que hay al entrar al lugar.

 

Tegalalang Rice Terraces

Probablemente las terrazas de arroz más famosas de Bali y también las más sobrevaloradas. Si vienes de otros países asiáticos o ya estás familiarizado con las terrazas de arroz la verdad es que te puedes saltar completamente este punto. Nosotros como teníamos 8 días pues acabamos allí una buena mañana para poder contarlo.

Estas terrazas en particular (que no son ni mucho menos las únicas de la isla) se encuentran a unos 15 km de Ubud. Para entrar nos pidieron una donación (que espero que como mínimo vaya para los agricultores de la zona) y la verdad no fue nada de este mundo.

La mayoría de los turistas va aquí hacerse la ya más que repetida foto con el columpio… que por cierto, cuesta 160.000 rupias y las colas son para partirse de la risa.

 

Besakih temple

Probablemente uno de los puntos más alejados que visitamos durante nuestra estancia en Ubud fue el templo Besakih, el templo madre y el más importante de Bali.

El templo se encuentra a unos 43 Kilómetros de Ubud y es totalmente posible ir y volver en un día (con algunas paradas extra de por medio). Nosotros tuvimos la buena/mala suerte de que justo cuando visitamos el lugar se realizaba una de las ceremonias más importantes para la cultura balinesa y el templo estaba literalmente a reventar.

Digo buena/mala suerte porque aunque estaba a reventar lo estaba de locales y de sus ofrendas y fue una experiencia super interesante ver un poco más de la cultura local en su máxima expresión. Tuvimos tiempo para charlar con algunos mientras ascendimos lentamente a la zona de las oraciones y pudimos ver mucho más de cerca un pilar tan importante de la isla.

Al parecer hay un precio de entrada que desconocemos (había tanta gente que de verdad no vimos ninguna taquilla). Pero un buen hombre que creemos fue un poco listo, nos pidió una donación para entrar. Le dimos 20.000 por persona y se conformo con ello. Tampoco era una cantidad absurda así que no le dimos mucha importancia en ese momento.

 

Espectáculo de danza tradicional

Muchos de los turistas que pasan por la zona aprovechan para ver alguno de los espectáculos de danza tradicionales que se dan en varios puntos de la ciudad.  Nosotros decidimos no asistir a ninguno, habíamos tenido la suerte de estar rodeados de escuelas de danza balinesa en nuestra estancia en Yogyakarta y vimos espectáculos realmente hermosos en los días que estuvimos en la ciudad.  Los espectáculos de Bali son solo hechos para el turismo aunque no con ello quiero decir que sean menos interesante, sencillamente no lo vimos necesario.

Nos han dicho buenas cosas de ellos por lo que si tenéis una noche libre (suelen suceder en la oscuridad) os recomendamos que os apuntéis a uno que seguro que vale la pena. Los que vimos en Yogyakarta al menos fueron una pasada.

 

Clases de cocina

Otra de las opciones muy reclamadas en Ubud son las clases de cocina tradicional y hay infinidad de lugares que las imparten. Los precios varían desde unos 20€ a 60€ dependiendo de los ingredientes, las horas y las comidas que se preparen.

Desconocemos alguna para recomendar pero si el idioma puede ser un problema aquí tienes una opción para realizar una clase de cocina en tu idioma.

 

Tudak Cepung

Una de las muchas cascadas que visitamos en Bali fue Tudak Cepung. Muchas nos las mencionamos por aquí porque realmente no tienen nada de interesante (tampoco las vimos todas ni mucho menos y sinceramente hay cascadas para cansarse) pero Tudak Cepung aún tiene un poco de magia.

Se encuentra a unos  25 kilómetros de Ubud en dirección al templo Besakih y la entrada cuesta 10.000 rupias por persona. Una vez allí bajarás por unos escalones y llegaras hasta una pequeña cueva, la caminata no es muy larga pero es agradable y siempre puedes aprovechar para seguir el camino rio abajo y descubrir un poco más la zona.

 

Penglipuran

A unos 30 kilómetros de Ubud y de camino al templo de Besakih encontrarás Pendlipuran, un pequeño pueblo anclado en el tiempo que hoy en día se abre cada día para turistas.

Pnglipuran es una muestra de la arquitectura local en perfecta conservación, es una población pequeña pero cuidada y restaurada para mostrar lo mejor de lo que es un pueblo tradicional de la zona.

No os esperéis nada «escondido» es un pueblo que vive por y para el turismo, una buena cantidad de las casas hospedan pequeños negocios de souvenirs o restaurantes y cafeterías. Aún así es bonito de ver y cuando lo visitamos no había mucha gente.

La entrada cuesta 30.000 rupias por persona.

 

Museo de mascaras, Setia Darm House

Después de nuestra visita al museo de marionetas de Java decidimos pasarnos a ojear el museo de las máscaras de Ubud y la verdad es que no nos arrepentimos. Puede parecer un plan aburrido pero sinceramente es interesante, obviamente si tienes unos días o tiempo extra en la ciudad.

Además de máscaras de la zona encontrarás también máscaras de otros países (y continentes) así como algunas marionetas. Nos pareció la combinación perfecta para completar el museo de Java.

La entrada es gratuita a donativo (al menos unas 15.000 rupias se agradecen) y está abierto de 8am a 4pm.

 

Pasea por las afueras de la ciudad y sus campos de arroz

No te quedes solo en las calles de la ajetreada Ubud, con ir tan solo un poquito más lejos podrás encontrarte paisajes de ensueño. Tan solo a unas poca calles del centro tienes un camino que cruza hacía el norte por eternos campos de arroz.

Nosotros además nos dedicamos a conocer la zona cercana a donde nos alojábamos, como te dijimos a unos pocos 3km de la ciudad. La verdad es que cada atardecer era una sorpresa y una maravilla.

 

 

 

¿Dónde comer en Ubud?

La verdad es que después de tanto tiempo viajando Ubud se convirtió en un pequeño refugio donde conseguir comida de todo tipo (europea) y de buena calidad es completamente posible a muy buenos precios.

Como en la mayoría del país, al igual que durante nuestro viaje a Malasia comimos como locos y la mayoría de las veces fuera ya que los precios son más que accesibles por lo que os dejamos con los lugares que visitamos durante nuestra estancia en la ciudad

Warung Citta

Yo personalmente tenía un antojo de pizza algo malo y no vayamos a negar que encontrar buena pizza en Asia es complicado. En este caso decidimos confiar y terminamos en Warung Citta y no solo salimos encantados sino que repetimos al menos una vez durante nuestra estancia en la ciudad.

Las pizzas son de nivel italiano (o al menos se acercan bastante). El restaurante es pequeñito, apenas tiene unas 6 mesas pero los precios son estupendos, ambos nos comimos una pizza cada uno más las bebidas por 135.000 rupias (recordad que no solemos comprar alcohol porque de ser así la factura se habría al menos duplicado).

Nuestro restaurante favorito en Ubud.

 

Dewa Warung

Uno de los restaurantes que vimos en más listas de lugares recomendados en la ciudad y sinceramente no entendemos porque. De todos los lugares donde comimos desde luego no destacó, la comida me pareció bastante sosa aunque puede haber sido mi plato en cuestión pero la verdad, estaba a reventar, el servicio no fue especialmente amable (supongo que por la multitud) y los precios tampoco son especialmente baratos (que no es que sea caro, solo que más o menos ronda el precio de toda la ciudad).

Por 95.000 rupias cenamos, aunque Jesper apenas comió.

 

Warung Made

La localización es sin duda lo mejor de este Warung, de la comida no podemos hablar mucho porque comimos realmente poco, ese día no teníamos mucho apetito pero no nos decepciono. Es un pequeño restaurante metido en plenos campos de arroz. Las bebidas eso sí estaban riquísimas.

Por 89.000 comimos ambos pero como os digo si no recuerdo mal pedimos un plato a compartir porque teníamos el estomago un poco rebotado.

 

Watung titi

Un poco alejado del centro terminamos aquí por recomendación online y la verdad es que no sé si fuimos en mal momento o simplemente fue mala suerte pero la verdad es que no solo la comida estaba sosa sino que además después de eso nos encontramos un poco mal durante un par de días.

Atención, comíamos muchas cosas, pudo no haber sido culpa del warung en absoluto pero en cualquier caso pagamos 140.000 por la cena ambos, la cena no nos gustó y además se encontraba lejos, así que sinceramente no lo recomendamos.

Algo que sí nos gustó es que se usaban pajitas de bambú y no de plástico.

 

Warung Garasi

En pleno centro de la ciudad encontrarás este pequeño warung ambientado en un garaje. La decoración como mínimo es bonita y el servicio fue de los más amables que tuvimos en la ciudad. En este caso comimos allí antes de pasarnos por el Monkey temple y optamos por comida completamente local con un par de Nasi kandar por 58.000 rupias ambos.

Como mínimo bonito para pasarte a tomar algo y un buen precio para la comida.

 

Little India Warung

Como queríamos cambiar un poco de sabores y desde luego Ubud es uno de los mejores lugares del país para conseguirlo, encontramos Little India, donde comimos un par de curries de garbanzos con arroz que estaban buenísimos.

El restaurante como tal no es muy especial pero es bonito aunque tiene una terracita de lo más mona, el servicio fue amable y la comida estaba buenísima, además de ser bastante tolerante con el picante.

Fue una de las comidas «más caras» que nos dimos en Ubud por 150.000 ambos.

 

 

Nos pasamos también por un par de Warungs totalmente locales de los que apenas recordamos el nombre, uno muy cerca de la casa de las mascaras donde comimos super barato Nasi Kandar para medio día y otro donde nos inflamos a diferentes tipos de Nasi Goreng.

En realidad lo que hay es restaurantes en Ubud, así que lugares no te van a faltar por lo que si bien está bien ir con una idea también te recomendamos dejarte llevar un poco y pasearte por la ciudad hasta que encuentres uno que te llame la atención.

Esperamos que esta guía te haya sido de utilidad y recuerda que si tienes preguntas, información actualizada o consejos que nos hayamos olvidado aquí, puedes dejar lo que quieras en el sistema de comentarios.

Sigue leyendo en »

Un poco de sur

Somos Valen y Jesper, almas de este blog y compañeros de viaje y de vida. Si quieres saber más sobre nosotros puedes hacerlo aquí

No Comments Yet

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

81 14
310 39
339 37
713 55
337 11
750 80