Lee el relato anterior en «

Cuando comenzamos a viajar lo hicimos con muy poco presupuesto y sin duda el dinero es uno de los motivos por lo que muchos creen que viajar está fuera de sus posibilidades.

Está claro que viajar no es un regalo, pero también que algunos entienden que viajar es simplemente irse de vacaciones a disfrutar de un todo incluido donde te hacen masajes por las noches. Para muchos viajar no tiene nada que ver con eso. Es la experiencia de conocer, de recorrer y de ver con nuestros propios ojos y no, no tiene porque ser impagable.

Después de tantos años seguimos ahorrando dinero cuando viajamos porque cada euro que estiremos significa que podemos seguir viajando. Esto es algo que pronto aprendes cuándo comienza a viajar por largos periodos, sin billete de vuelta o a tiempo completo. De todo lo que hemos aprendido venimos a dejarte con algunas de las opciones que hemos conocido (no todas las hemos aplicado) que ayudan a reducir los gastos durante el viaje. En este caso en comida, pero hemos ya escrito sobre transporte y alojamiento

Ahorrar dinero en comida

Cuando se nos viene a la cabeza la idea de ahorrar en comida en los viajes lo primero que pensamos es  que vamos a tener que bajar la calidad de alimentos que ingerimos, pero eso no es siempre cierto. Podemos comer de manera saludable y alimentarnos bien sin gastar más de lo necesario. alimentarnos como reyes, pero sin gastar más de lo necesario. Es por eso que vamos a dejarte algunos consejos que van a ayudarte a no gastar más de lo necesario.

Supermercados

Para comenzar vamos a lo básico, los supermercados. En muchos de ellos encontrarás todo lo que encontrarías en cualquier otro lugar del mundo. Nosotros solemos disponer de alojamientos con cocina o incluso viajamos con nuestro propio hornillo de camping. Muchas veces cocinamos nuestra propia comida y obviamente compramos en supermercados.

Si no tienes tus propios métodos para cocinar no te desanimes. Dependiendo del lugar del mundo los supermercados aún serán muy buenos amigos. Puedes comprar ingredientes que no necesiten cocinar (por ejemplo, ensaladas o sandwiches) o incluso en algunos países tendrán su propia sección donde venden comida preparada lista para comer a un precio muchísimo menor que un restaurante. Los supermercados suelen ser nuestros mejores amigos viajando por Europa.

Mercados

Nuestra opción favorita para países donde los mercados de frutas y verduras son lo más común. En toda Sudamérica además los mercados son lugares donde los locales comen durante sus pausas de trabajo por lo que además de permitirte comprar alimentos a precios muy economicos podrás encontrar comida preparada a precios imbatibles y con muchisima variedad.

Los mercados son también muy comunes por toda así pero sin duda Sudamérica son donde se encuentran mejor organizados y donde más los visitamos por la facilidad y su precio.

Panaderías

Las panaderías son otro de los buenos amigos del viajero, especialmente para el desayuno. En algunas ciudades venden pequeños sándwiches que puedes tomar allí directamente a un precio muy barato o solo con alguna de la bollería y un café de maquina puedes tener un desayuno digno por muy poco dinero.

Las panaderías son nuestra opción de desayuno número uno en Europa, pero no por eso debes asumir que no lo son en otros lugares del mundo. En Filipinas por ejemplo solíamos visitarlas a diario y no solo vendían comida dulce y bollos sino también algún tipo de «finger food» como baos que nos servían para llevar de pica pica durante el día.

Comer en puestos callejeros

El equivalente a los mercados cuando no existen o no tienen la misma infraestructura es comer en puestos callejeros. En algunos países del sudeste asiático hay calles y mercados solo de comida callejera conocidos como «food courts» donde encontrarás comida de todo tipo a precios muy económicos así como puestos o vendedores ambulantes.

En Filipinas por ejemplo solíamos comprar empanadas a vendedoras ambulares por muy poco precio y totalmente deliciosas. También es interesante pasear por zonas por donde hay trabajadores o universidades ya que suelen tener opciones similares a precios muy competitivos. Incluso en los lugares más turísticos encontrarás pequeños puestos callejeros que te ahorrarán mucho dinero y no siempre significa que comas peor ya que en muchos casos los establecimientos hosteleros cerca de lugares muy explotados suelen ser de poca calidad a precios absurdos.

En algunos casos como en países del sudeste asiático es mucho ma´s barato comer en estos puestos que cocinar tu propia comida. En Penang (Malasia), nos hospedamos unos 15 días y en esos casos siempre solemos cocinar pero la oferta gastronómica era tan amplia y barata que no valía la pena.

Finalmente si tienes dudas pregunta siempre a los locales.

Comer en restaurantes de trabajadores o restaurantes universitarios

Esto se puede hacer por cualquier parte del mundo. En algunos lugares hay restaurantes cerca de zonas de trabajadores donde puedes comer muy buena comida a precios reducidos.  Por ejemplo, en Singapore en el aeropuerto todo es carísimo. Sin embargo, si comes en la cantina para trabajadores podrás pagar el precio local, eso sí, primero tendrás que encontrarla ya que no es nada fácil pero allí está.

En Alemania por ejemplo existen los Mensas, restaurantes universitarios donde los estudiantes comen cada día por muy poco dinero. Durante alguno de mis primeros viajes en Bonn comimos allí cada día, esto fue hace ya unos años pero recuerdo que pagábamos unos 3€ por comida y ¡nos devolvían 25 céntimos por la botella!, hay Mensas por todo el país.

Muchos de estos lugares además tienen buena variedad. Para encontrarlos puedes preguntar a los lugareños, muchos de ellos te guiarán encantados.

Opciones más complejas pero disponibles

Si tienes MUY poco dinero puedes optar por alguna de estas alternativas.

Dumpster Diving

El dumpters diving se conoce sobre todo en Europa, especialmente en Europa del norte donde hasta los supermercados son excesivamente caros. Esta ténica se trata en recuperar la comida que los supermercados desechan por que está apunto de caducar o en algunos fuera de fecha de «mejor consumisión» ya que no pueden venderla. Esto muchas veces también se ve con frutas y verduras que simplemente «no lucen bien».

Creerás que esto es una porquería pero la realidad es que las cantidades de desechos de comida que se realizan en el mundo desarrollado son infames y en muchos casos son comida que se encuentra en perfecto estado, es solo que es comida por la que no se puede generar ningún beneficio y se desecha. Es una práctica muy extendida en Europa y muy defendida por asociadiones verdes contra los residuos.

Algunos supermercados en algunos países tienen precios de descuento para alimentos que van a pasar su fecha de caducidad, en algunos casos puedes encontrar alimentos al 50% de descuento ya que están para consumir al mismo día. Esto lo puedes ver el en Reino Unido, Dinamarca y Alemania por ejemplo pero no son los únicos casos.

Para hacer Dumpster Diving puedes directamente preguntar en mercados y supermercados si tienen productos comestibles que están por tirar. O también revisar los contenedores de basura de los mismos cuando cierran (de ahí proviene su nombre)

Food sharing

Nuevamente sobre todo en Europa y con la intención de minimizar los residuos de alimentos existen redes de Food sharing (compartir comida). Esto es más extendido en algunos lugares que otros por lo que lo mejor es que te informes antes de visitar el destino. En algunos casos estas redes funcionan con aplicaciones de teléfono, con localizaciones físicas (donde por ejemplo algunos vecinos dejan comida en neveras publicas para que cualquiera que lo necesite las tome) o mediante grupos de Facebook

Comida preparada que no se vende en restaurantes

Recientemente han habido algunas iniciativas para minimizar también los residuos de algunos locales de hostelería donde tienen que deshacerse de comida preparada o ingredientes que por un motivo u otro no pueden reutilizar al siguiente día. Para ello puedes descargar por ejemplo la aplicación de Too good to go, aunque estamos seguros de que hay muchas más opciones.

Este artículo ha sido reconstruido siguiendo un artículo original que escribió Pila para este sitio web.

Un poco de sur

Somos Valen y Jesper, almas de este blog y compañeros de viaje y de vida. Si quieres saber más sobre nosotros puedes hacerlo aquí

2 Comentarios
  1. Gracias me gusto mucho, podrias agregar el modo camping… comprando la fruta verdura en mercado locales y cocinandola tu mismo en tu cocinilla portatil. El gas es barato y dura varios dias… ojala te sirva … tambien podria ser en pastelerias o panaderias preguntar si tienen que les sobre, pan del anterior por ejemplo(:

Deja tu comentario

Your email address will not be published.