Lee el relato anterior en «

Última actualización / Last update: junio 24th, 2019

Dejamos la capital en un tren que nos llevó hasta el centro de la isla, a Bandung para ser más exactos. La intención de hacer parada en Bandung era la de ir a ver un par de atracciones naturales que nos llamaron la atención y la de no hacer todo el trayecto hasta Pangandaran que sería nuestro siguiente destino.

Llegamos directamente a nuestro alojamiento ya que la estación de tren se encontraba bastante cerca (aunque el alojamiento no se encontraba en el centro de la ciudad). La verdad es que de Bandung como tal no vimos absolutamente nada porque aunque estuvimos 3 noches nuestra rutina diaria era tomar la moto que habíamos alquilado e irnos a alguno de los puntos que teníamos marcados en el mapa.

¿Dónde dormir en Bandung?

Bandung es de hecho la tercera ciudad más grande del país, por lo que podrás imaginarte que su tamaño no es manejable caminando. Nosotros nos alojamos a las afueras de la ciudad en una habitación en una casa llamada The Brick House. Pagamos 150.000 rupias por noche en habitación privada con muy buen internet. El desayuno era extra si querías y sinceramente después de tomarlo el primer día lo hicimos el resto porque era más bien una comida, por él nos cobraron 40.000 al día.

Allí mismo alquilamos una moto, de las mejores que hemos conducido por el país (respecto al estado me refiero) por 70.000 rupias al día.

Puedes ver otras opciones para alojarte en Bandung aquí. Como siempre te pedimos que si la información de este blog te sirve de algo hagas tu reserva directamente desde nuestros enlaces, elijas lo que elijas. Además, si tienes algún sitio donde te hayas quedado que quieras recomendar puedes dejarlo en los comentarios.

 

¿Qué ver en Bandung?

En Bandung, aunque nada nos dejó boquiabiertos, si que encontramos planes interesantes a los que dedicamos dos días enteros (tres noches). Sin duda no es una parada que se incluya en los planes de la mayoría de viajeros por el país, especialmente porque suelen ir con poco tiempo, pero si lo que quieres es salirte de la ruta y rodearte de locales entonces estás en el lugar correcto.

 

Primer día: White Crater, Kawah Putih

El cráter blanco es un cráter volcánico situado a unos 50km al sur de Bandung. Tal y como su nombre indica es interesante por su color único, azul blanquecino debido a la acidez del lago que se encuentra en su interior.

Desde Bandung te tomará cosa de una hora y media llegar hasta el parking del lugar. Por lo que sabemos es posible llegar en transporte público pero no conocemos la ruta y sinceramente la moto nos fue de maravilla porque aunque llovía nos daba total libertad.

La moto la dejas en el parking por 5000 rupias (0,32€ aprox) y desde allí tomas una especie de minibus que te lleva hasta la cima por 15.000 rupias (1€ aprox). Puedes subir el coche o la moto hasta arriba del todo pero entonces tendrás que pagar 150.000  rupias por ello (10€ aprox). Realmente no es necesario ya que los minibuses salen cada 15 o 20 minutos.

No vimos un solo turista en nuestra visita a Kawah Putih y estuvimos bastante rato en el lugar. Atentos porque el olor a Azufre es fuerte y después de un rato puede llegar a doler un poco la cabeza. En todo caso es algo especial, un lago turquesa blanco en el cráter de un volcán inactivo desde el 1600 a 2500 metros de altura.

La entrada cuesta 75.000 rupias para adultos extranjeros

 

Día dos: Stone garden

Aunque no tuvimos mucha suerte con el tiempo, decidimos en cualquier caso escaparnos al que sería nuestro segundo punto de interés de la zona, el río Cikahuripan y su pequeño cañón.  Para ello hay que tomar la vía en dirección a Cipatat y una vez llegados a la ciudad tomar la vía que sube hasta la represa.

Antes de llegar a Cipatat os encontraréis con el Stone Garden que no es mucho más que eso, un jardín de piedras, sin embargo al estar de pasada  nos paramos a dar una caminata por el lugar donde además encontramos un montón de locales, algunos de ellos en sesiones profesionales de fotografía que sinceramente tenían una pinta majestuosa.

La entrada al stone garden es de 5000 rupias por persona (0.35€ aprox).

 

Cañón del río Cikahuripan

Desde allí seguimos a Cipatat y de allí a la presa, todo el camino es fantástico, sinceramente se disfruta mucho en moto, en una carretera serpenteada sin apenas tráfico y completamente verde. Terminamos en la presa porque no encontramos la parada para el cañón de subida y no es nada especial, pero por supuesto aprovechamos para que Jesper se hiciera su tanda de selfies con los locales.

De bajada con los ojos bien abiertos conseguimos parar en el lugar adecuado, tenéis que buscar en el mapa Curug Cukang Rahong. Al lado de la carretera verás una pequeña paradita quizá con algunas motos, no es nada evidente por lo que es posible que lo paséis de largo sin enteraros.

Nuestra idea inicial era hacer una caminata siguiendo el curso del río, pero el tiempo no nos dio tregua y después de esperar en el parking a que dejara de llover como un desalmado durante más de 30 minutos decidimos bajar igualmente y como mínimo ver la atracción principal. Para bajar hay que hacerlo de la mano de uno de los locales que te cobrarán la entrada. No parece ser nada oficial sino más bien alguno que se montó allí un chiringuito, pero la verdad es que por 10.000 rupias vale la pena, luego les dimos 10.000 a cada uno de los que nos ayudaron. Arriba una chica que nos llevó hasta el río y ya una vez en el río el buen hombre que nos llevó con la balsa por el cañoncito.

Fue una pena que el tiempo no nos acompañara porque la verdad es que era hermoso y sabemos de antemano que hay decena de lugares similares por la zona que solo hay que ir encontrando porque al no estar muy explotada por el turismo no están muy mapeados.

Volvimos al alojamiento cansados y empapados pero encantados y listos para salir a nuestro siguiente destino.

 

Otras cosas que ver en Bandung

Debido al mal tiempo hay un par de planes que teníamos en mente pero que al final, con la lluvia encima, decidimos dejar para otra vez y tomar el tren a la costa. Aún así si tienes algo de tiempo y vas en una mejor época que nosotros te lo dejamos por aquí.

  • Dusum bambu, un parque recreativo familiar muy local y bastante bonito.
  • Tangkyban Perahu, otro cráter, en este caso de un volcán activo a dos horas de la ciudad.
  • Cascada Cimahi, una cascada que con la luz directa del sol tiene un efecto de arcoíris hermoso (lamentablemente nosotros el sol no lo vimos mucho)

Hay un motón de lugares en la ciudad para hacerte la foto de postureo y colgarla en Instagram… sinceramente estos lugares nos dan un poco de penita y preferimos no promocionarlos porque es bastante triste cruzar el mundo para pagar por hacerte un selfie en un lugar construido artificialmente solo para ello, pero vamos, que si es tu rollo solo tienes que buscar en papa google que te los mostrará. Y si es tu rollo no te preocupes que Indonesia está a tope de ellos.

 

De Bandung a Pangandaran

Dejamos la ciudad después del desayuno en el tren que nos llevaría a Banjar. El ticket nos costó 134.000 rupias para ambos (unos 8,5€). Llegamos a Banjar en pleno atardecer con una luz espectacular. Desde la estación de tren hay que ir hasta la estación de tren. Nosotros tomamos un bus local por 10.000 cada uno y desde la estación de buses de Banjar tomamos un bus a Pangandaran por 60.000 rupias ambos, el viaje dura unas dos horas.

Llegamos ya bien entrada la noche y sin haber comido nada, nos dirigimos al alojamiento y salimos a buscar algo de comer y a caminar la zona para ver lo que nos esperaba los siguientes días.

 

¿Dónde dormir en Pangandaran?

Nosotros nos alojamos en una pequeña guesthouse de lo más acogedora llamada Mini Tiga, pagamos 150.000 rupias la noche en habitación privada con baño y desayuno para ambos.  Además, alquilamos una moto para los días siguientes por 60.000 rupias el día.

Aquí puedes ver otros lugares donde puedes alojarte en Pangandaran, te recordamos que si la información de este blog te ha servido de ayuda reserves tus alojamientos desde nuestros enlaces (elijas lo que elijas) a nosotros nos ayudas a seguir con esto y a ti no te costará nada.

¿Qué hacer en Pangandaran?

Nuevamente lo que nos llevó hasta este punto en el mapa de Java fueron atracciones naturales, teníamos ya la vista puesta sobre lo que se conocía como el “Green canyon” un lugar similar aunque mucho más impresionante que el que habíamos visto hace apenas un día en nuestro paso por Bandung.

La ciudad como tal no tiene mucho que ver, es una ciudad costera más bien poco agraciada pero con bastante más turismo que Bandung y la mayoría de los alojamientos ofrecen paquetes de tours con visitas a algunos de los lugares colindantes entre ellos el green canyon y el green valley desde 300.000 rupias por persona (unos 19€) nosotros lo hicimos por nuestra cuenta.

 

Green Valley en Pangandaran

Algunos te dirá que encontrar el Green Valley es imposible sin un guía, la verdad es que fue bastante fácil, eso sí, una vez llegues hasta allí con la moto se te tiraran unos cuantos encima para guíarte. No es necesario, la realidad es que con google maps puedes hacerlo tu solo. Eso sí, se paciente y amable y si no quieres el guía simplemente deniegalo con un par de bromas, tómate un momento para hablar con los chicos y despidete amablemente.

Nosotros usamos esa tácnica siempre que nos pasaba lo sel guía y es que es de entender porque en muchos casos es el turismo de la zona el que mantiene la región. Nosotros no solemos tomar un guía no por ahorrarnos dinero (que también) pero porque simplemente queremos ir a nuestro rollo. Norlamente de salida cuando vemos a los chicos solemos darles alguna propina, especialmente cuando dejamos la moto aparcada en sus “propiedades”.

Para ir al Green valley tienes que ir hasta Citumang Pangandaran, allí puedes dejar la moto y caminar al lado el río hasta el lugar adecuado. No es complicado, sigue un poco tu instinto y lleva un GPS. La entrada cuesta 15.000 rupias por persona y puedes bajar por el rio haciendo un poco el mico porque hay tirolinas y otro tipo de lugares desde donde tirarte y pasarlo bien un rato.

Cuando nosotros fuimos estábamos completamente solos hasta que llegó una pareja extranjera con uno de los guías. Allí intentamos levantar el dron y allí aprendimos que los drones y las cuencas de ríos no son muy buenas amigas, se nos cayó el dron al río casi directo y gracias al guía que salió corriendo como alma que lleva el diablo logramos recuperarlo.  Spoiler alert: después de casi 1 semana intentando “secarlo” volvimos a encenderlo y seguía funcionando.

Por cierto, los chicos de la entrada no solo son guías, también puedes hacer otro tipo de actividades acuáticas en la zona por lo que si lo que tienes es tiempo y sois un grupillo igual es hasta interesante.

 

El Green canyon en Pangandaran

Esta parte ya está un poco más organizada y para poder verla necesitas tomar un barco, solo hay un punto de salida y solo tienes que buscar “Green canyon” en el mapa para encontrarlo.

Normalmente es posible ir y encontrar barcos a los que sumarte, caben 6 personas en un barco y a los capitanes no les gusta mucho que andes merodeando intentando llenar un barco pero nuevamente siendo amable tampoco van a impedírtelo.

Nosotros fuimos después de visitar el valle y ya era tarde, además en los últimos días había llovido y el río ya no era verde, era marrón. Esperamos bastante tiempo por si encontrábamos a alguien con quien llenar, o al menos compartir le barco y después de un par de grupos que llegaron ya con sus 6 personas (todos locales) decidimos igualmente hacerlo.

El barco cuesta 200.000 rupias y caben hasta 6 personas, nosotros obviamente acabamos pagando la cantidad solos, una vez allí puedes pagar 100.000 rupias más para que te dejen bañarte 15 minutos, sino la parada se va a limitar a que te bajes hagas un par de fotos y te vuelvas a subir.

Sinceramente no nos pareció que valiera la pena, es bonito sí, pero supongo que sobre todo cuando es verde, que me imagino que estará a tope. Obviamente y cómo todo queda a vuestra elección. El camino hasta el cañón como tal son unos 30 minutos y la verdad es que está bien, nada del otro mundo pero se disfruta.

 

Con esto dejamos el interior un poco más desconocido de Java y nos dirigimos a Yogyakarta durante una semana para visitar la zona y extender nuestro visado en Indonesia.

 

¿Te ha sido útil? ¡Tu voto cuenta!

¡Haz clic en una estrella para valorar!

Aún no hay votos, puedes ser el primero.

Lamento que no te haya sido de utilidad.

Ayúdame a mejorar

Un poco de sur

Somos Valen y Jesper, almas de este blog y compañeros de viaje y de vida. Si quieres saber más sobre nosotros puedes hacerlo aquí

No Comments Yet

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

Última actualización / Last update: noviembre 11th, 2019

258 24
227 5
389 26
487 55
292 41
346 42

¿Te ha sido útil? ¡Tu voto cuenta!

¡Haz clic en una estrella para valorar!

Aún no hay votos, puedes ser el primero.

Lamento que no te haya sido de utilidad.

Ayúdame a mejorar