Lee el relato anterior en «

*Post Actualizado / Updated on

Finalmente, con nuestra segunda extensión de visado en las manos conseguimos cruzar la frontera de Wagah – Atari dos días después e iniciamos lo que serían nuestros 3 meses viaje por uno de los países más particulares del mundo, India.

Quizá fue por el choque cultural y el hecho de venir de un país remotamente turístico a cruzar a uno super explotado por esta industria que las cosas ya no comenzaron bien. Si en Pakistán el día que tuvimos que volver a Lahore desde la frontera sin un duro en el bolsillo el guardia de seguridad le pagó 10 rupias a un tuk tuk para que nos llevara a la ciudad más cercana, en India nada más cruzar querían cobrarnos 600 rupias por hacer un trayecto de unos 10 minutos. hasta Atari.

Finalmente por 200 rupias nos llevarían hasta la estación de trenes de Amritsar y de allí pagamos otras 60 rupias por un tuk tuk hasta el centro de la ciudad (el templo). Habíamos leído que era posible hospedarnos en el templo, pero al no haber investigado suficiente y el no querer abusar de la hospitalidad nos hizo finalmente buscar una habitación por el centro, la verdad es que fue un error, después de pasar un par de días en la ciudad y visitar el templo dorado casi a diario somos conscientes de que era una mejor opción sin duda alguna, por eso te explicamos como hacerlo más abajo. No solo por ahorrar dinero porque también se pueden hacer donaciones, sino en general por el ambiente.

Después de mucho deambular encontramos una habitación por 900 rupias, uno de los precios más caros que pagaríamos en el norte el país, sinceramente me temo que no recuerdo el nombre, pero se encontraba a pocos pasos del templo como tal y contaba al menos con aire acondicionado. La vuelta de los Himalayas se notaba en el cuerpo y la temperatura para aquél final de Julio se hacía insoportable durante algunos momentos.

 

El templo dorado de Amritsar

El mayor motivo por hacer parada aquí era conocer el templo dorado y volver a ver de primera mano un templo Sikh (Sij) como el que tuvimos el placer de visitar en Lahore. Famoso por ser el templo más sagrado e importante de la religión Sikh (Sij)

Está construido rodeado de una piscina (sarovar) completada en 1577 por el quinto gurú del Sijismo. El templo fue destruido en múltiples ocasiones por las incursiones del imperio musulman de Afganistan. Finalmente en 1830 fue recubierto con papel de oro, y de ahí proviene su nombre y su especial look.

Hoy en día el templo está nominado como patrimonio de la humanidad y es sin duda un punto muy visitado en el país ya que es único. Más de 100.000 personas visitan diariamente sus capillas entre fieles y turistas,

Para visitarlo solo tienes que entrar, las puertas están abiertas 24 horas del día, eso sí, tendrás que seguir algunas normas de comportamiento. Todos los visitantes han de cubrirse la cabeza con los pañuelos que podrás encontrar en la entrada, y tendrás que dejar tus zapatos en las consignas también gratuitas, que se encuentran en todas las entradas del templo. No vale con llevarlos en la mochila, o al menos no les gustaría. Tampoco se puede fumar, no solo en el templo sino en toda la zona antigua (en las calles).

En general puedes hacer fotos, nosotros siempre pedimos respetuosamente y nunca fue un problema, y te recomendamos que visites el interior del templo como tal, aunque haya una cola infinita, es algo bonito de ver.

La verdad es que una gran cantidad del tiempo que estuvimos en Amritsar lo hicimos en el templo a sus alrededores, dormimos una siesta en la plaza exterior al sol, disfrutamos de música, conocimos y hablamos con gente y comimos siempre en su comedor gratuito. Es un lugar mágico que sinceramente nos encantó.

Dormir y comer en el templo dorado

Como dijimos anteriormente es posible tanto dormir como comer gratuitamente en el templo dorado. Esto también es posible en otros templos Sikh pero solo está abierto a otro tipo de religiones en el de Amritsar, en Lahore por ejemplo fuimos invitados a comer, pero el templo como tal apenas es visitado por turistas o locales no Sikh, por lo que nos atendieron como invitados especiales.

Si duermes en el templo existe una habitación especial para extranjeros con unas 10 camas, tienen cajas tipo taquilla donde guardar el equipaje y puedes dar una contribución para seguir manteniendo el templo y los alojamientos gratuitos, que no son solo para extranjeros, sino para todos los fieles que día a día visitan la ciudad.

El comedor es un comedor enorme donde se sirve la comida sentado en el suelo, la comida es vegetariana y sinceramente está más que bien, puedes comer tanto como gustes hasta estar lleno, nosotros comimos allí cada día pero también cada día ayudábamos 2 horas con la preparación, la ayuda, aunque sea en tiempo, es muy bienvenida.

Al salir del comedor podrás dirigirte a la izquierda de la salida, allí puedes sentarte a pelar ingredientes, a limpiar o a hacer cualquier función de voluntario, no te preocupes, la gente allí son gente como tú, voluntarios colaborando, que te guiarán con lo que haya que hacerse. Cuando estuvimos no vimos a un solo extranjero colaborando en la preparación y la verdad es un sitio fantástico para mezclarte con los locales y devolver un poco de lo que te han dado.

¿Donde están los dormitorios?

Llegando al templo desde las calles con tráfico de tuk tuks permitido a mano izquierda tendrás una de las entradas al templo y justo allí mismo a mano izquierda el edificio donde se encuentran los dormitorios. Si no lo encuentras a la primera no te preocupes, pregunta sin pudor, hay muchísima gente y todos suelen ser amables.

Una vez hayas localizado el sitio es simple, solo tienes que preguntar, como verán inmediatamente que no eres Indio te enviarán a la zona de los extranjeros.

Recuerda dar algún donativo, por pequeño que sea.

 

 

Finalmente, no todo Amritsar es el templo dorado, toda la zona central es muy bonita de caminar y vale la pena darle un vistazo, como bien decíamos no se puede fumar en toda esa zona (a menos de que lo hagas en la terraza del hotel o similar) por lo que procura respetarlo. En todos lados encontrarás agua repartida gratuitamente (es salubre).

Dejamos Amritsar a los dos días y como aún no sabíamos como comprar billetes de tren en India acudimos a un revendedor, por 740 rupias encontramos dos billetes de tren hacia Delhi que harían el trayecto durante la noche (200 euros de comisión para el revendedor).

 

Sigue leyendo en »

Un poco de sur

Somos Valen y Jesper, almas de este blog y compañeros de viaje y de vida. Si quieres saber más sobre nosotros puedes hacerlo aquí

No Comments Yet

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

407 39
482 36
2.7K 1.2K
265 22
584 36
856 299