Lee el relato anterior en «

Hasta hace relativamente poco nunca había tenido lo que se conoce como «un empleo respetable» (que viene más bien a ser la tradicional idea del «trabajo» que tienen algunos aún, es decir, estar sentada en una oficina) luego encontré un trabajo en una Start-up y finalmente muchos pensaron que mi vida «era perfecta». Tenía mi propio Laptop -otorgado por la empresa claro-, nuestras Friday beers (eventos de estos motivadores un poco lava-cerebros) tenía mi escritorio, me hacía el café con una maquina Nescafe por las mañanas, nos traían fruta fresca, hacíamos breaks para jugar al futbolín y esas cosas «cool» de las Start-up.

A mi la verdad no consiguieron engañarme, todo lo que yo quería era el poder sobre mi tiempo y no lo tenía y toda aquella parafernalia no me era necesaria, así que finalmente lo dejé y di el paso a lanzarme como Freelance, de eso ya hace más de un año (¡de eso hace ya más de 4 años!)

No era la primera vez que lo hacía, pero si la primera vez que lo hacía con algo de fundamento. Ya lo había intentado en España (dale un vistazo a «Cómo facturar sin ser autónomo en España«) sin mucho éxito, también lo había intentado en el Reino Unido donde ser Freelance es todo lo contrario, 12 pounds al mes te permiten facturar con libertad. Como no tenía clientes no llegué a considerarlo una actividad económica real, sinceramente usaba el número fiscal para poder facturar las pequeñas cositas que iban saliendo pero no me lo tomaba en serio.

Finalmente di el paso y me registré como Freelance en Alemania, donde vaya… el papeleo es digno de admirar y las facilidades no son demasiadas. Pensé que volvería a fracasar y me di un tiempo de 3 meses para valorarlo. Sin embargo más de un año después sigo teniendo mucho trabajo, clientes llegan casi cada semana y mantengo una relación estrecha con muchos de mis clientes de larga duración. Hasta ahora me ha dado todo lo que he pedido y más (y también algunas cosas que no pedí que explicaré en algún otro momento). Durante este tiempo he aprendido muchas cosas, lecciones geniales y dolorosas que me gustaría compartir con todo aquel que esté empezando.

Piensa que vas a salir adelante pero prepárate para fracasar

Primera regla que uso cada día, incluso con nuevos clientes. Con la motivación de salir adelante han salido a la luz muchos proyectos en los que estoy involucrada, y, con la preparación para fracasar han salido muchos planes B, soluciones de última hora, momentos de aceptación (un poco de agobio, pero más aceptación que agobio) y una estupenda calidad de vida.

Si te esperas lo mejor pero te preparas para lo peor tienes un amplio rango de maniobra y, aunque las cosas llegan por sorpresa, podrás valorar como actuar en cualquier momento sin estar atado de pies y manos.  Esto no sólo se aplica para la etapa inicial en la que es necesario contar con un colchón económico por si las cosas no salen bien y un plan de acción en caso de necesitar ingresos urgentes. Esto aplica al día a día, la vida Freelance te da poca seguridad pero mucha flexibilidad así que aprende a usar la segunda para suplir la primera.

El boca a boca funciona y es la mejor estrategia de mercado

En cuanto comencé no tenía un solo cliente, no conocía a nadie, no tenía claras las cuotas o precios de mercado, no tenía ni idea. Hasta entonces mis actividades como Freelance eran de otro tipo y estaba nadando en un mar de dudas. Comencé buscando un primer cliente, luego un segundo… Desde entonces no he vuelto a buscar clientes porque han llegado solos, es más, tenía pensado traducir el sitio web a inglés y alemán pero no tuve nunca tiempo ni necesidad de hacerlo porque los clientes iban llegando y las prioridades eran ellos.

Desde entonces el boca a boca ha sido lo que me mantiene comida en la mesa y proyectos interesantes en el escritorio, recibo mensajes de gente que nunca he visto o con la que nunca he hablando diciéndome algo como

«Hola, Fulanito me habló de ti, necesitamos tal cosa ¿Puedes ayudarnos?»

Algunas veces el circulo llega hasta el tercer grado, el Fulanito que le hablo de mi es amigo del Fulanito con el que trabajo… Estas cosas no paran de sorprenderme. Algunos de estos emails se convierten en clientes, otros no, pero de todos aprendo algo y el circulo se sigue ampliando. Casualmente esos dos primeros clientes -los que yo busqué activamente- fueron mis dos primeras grandes lecciones… de ellos hablaré aquí más abajo.

Déjate de «amiguismos» y aprende a decir que no

Uno de esos clientes mencionados decidió no pagarme por mi trabajo. En su momento fue un gran golpe pues contaba con ese dinero como parte de mi colchón (punto 1) y de golpe se esfumó. Yo siempre fui, soy y seré muy relajada con el tema de los pagos, tengo cierta fe en la gente y eso, en este caso, jugó en mi contra. En el momento en el que pasé la factura esta persona en concreto decidió que ese no era el valor de mi trabajo -algo que ya se había acordado anteriormente- y de allí se inició un proceso judicial que ha durado hasta apenas unos días.

Sin duda fue una lección, de hecho más de una, la primera es que desde entonces cobro la mitad por adelantado, un 50% al inicio y un 50% al finalizar, sin rechistar, me da igual que se trate del Papa en Roma o del amigo de la familia. Si el cliente no está dispuesto aceptar entonces digo que no muy amablemente.

Decir que no esta bien, decir que no, no te va a matar de hambre. Di que no cuando el cuerpo te pida hacerlo porque si luego aceptas salirte de eso va a ser mil veces más difícil así que hazlo sin miedo, el mundo no va a arder.

Camping mendoza

 

Aprende a cortar por lo sano

La segunda lección que me dejó este cliente fue el aprender a decir adiós. Las cosas no iban bien durante el último mes, no nos entendíamos, el cliente me salía con historias absurdas y me imagino que mis respuestas no la satisfacían, yo me estaba hartando porque el cliente me reprochaba algunas de mis acciones diciéndome que no eran correctas y yo tenía que responder con las 4 páginas de «manual» para demostrarle que lo eran pero vamos… que al final yo hacía lo que el cliente quería porque para eso me pagaba, sin embargo recuerdo que llegué a decirle que en todo caso si no se iba a fiar de mi criterio para ello no necesitaba pagarle a alguien y podía hacerlo él mismo.

En ese momento debí haber dicho adiós y cortar por lo sano. Las relaciones Cliente-Freelance son como un noviazgo, todo parece fantástico al inicio pero si una vez pasados los meses te das cuenta de que la cosa no funciona… cuanto antes te alejes mucho mejor. Te traerá menos dolores de cabeza y te evitará problemas. Yo sinceramente dedicaba y malgastaba muchísimo tiempo a responder y arreglar sus tonterías y no podía dedicarme a hacer lo que me tocaba, no estaba siendo productiva, tampoco podía porque no iba a regalar mi tiempo… debí simplemente cortar por lo sano y asumir que aquello no funcionaba.

*Quizá te interese: 7 motivos por los que no necesitas un trabajo

Algunos clientes son para siempre, adóralos y cuídalos

El otro cliente inicial fue todo lo contrario, aún trabajo con ellos y tengo planes de seguir haciéndolo hasta que sea posible. Las cosas no son perfectas, sin duda no lo son, pero la relación con la persona en concreto es inmejorable. He aprendido a poner a estos clientes por encima del resto porque son mi sustento y también mi alegría.

Sorprendentemente al iniciar nuestra relación pensé que duraría poco ya que la industria en la que se mueven no me apasiona ni mucho menos, pero me ha permitido llevar a cabo proyectos y verlos crecer y ha sido uno de los clientes más reconfortantes que he tenido hasta ahora.  A ellos les respondo emails un sábado o un domingo, porque mira, me sale del alma, mientras que con el resto intento mantener mis «días de trabajo» y en general les doy cuanta cuerda puedo para que todos podamos seguir trabajando en armonía.

Sé que me respetan y valoran mi trabajo, sé que no me tomará el codo por la mano así que aprende a identificarlos cuanto antes, aprende a quererlos y a cuidarlos. Ellos harán lo mismo por ti.

 

No te infravalores

Si bien es cierto que los inicios son difíciles las cosas no van a mejorar infravalorándote. Es comprensible que para iniciar necesites acumular algunos proyectos o hacer portafolio pero no lo hagas a costa de ti mismo. Algo que puede funcionar es hacer de voluntario (en tu área) para NGO o organizaciones sin ánimo de lucro o que respalden una causa en la que crees. También puede ser negocios locales, amigos con proyectos… Sin duda. Pero siempre tienes que ser TÚ el que vayas a ellos y no al revés.

La gente suele tomarte el codo cuando le das el brazo, por ejemplo yo ofrecí mis servicios a cambio de otras cosas que necesitaba, masajes de espalda, trabajos de electricista etc… me funcionó para dar unos pocos primeros pasos, cubrir mis horas muertas, aprender primero sobre este mundo del cliente y además me dio algo a cambio. También ayudó al punto dos de esta lista.

Una vez te sientas seguro para valorar tu trabajo no lo vendas a precio de risa, no solo porque llegar a fin de mes te va a costar más de lo que te imaginas sino porque la gente no va a tomarte en serio. Si tu mismo no te valoras, si tu mismo no confías en tus capacidades ¿crees que alguien más va a hacerlo?

 

Las cosas claras y el chocolate espeso

Cuando inicies un proyecto siempre deja las cosas claras, todo vía email o escrito, crea un presupuesto, espera su aprobación, transformarlo las veces que haga falta hasta que sea lo que el cliente necesita. Deja claro que está incluido, que no está incluido, que pasa si hay cosas que están incluidas y no se necesitan o cosas que no están incluidas y salen a la luz (¿Cuál es el precio?).

Firma un contrato si el servicio va a iniciar en un tiempo, así te aseguras de que el cliente es tuyo y después de todo tu trabajo no te va a venir diciendo que «ha encontrado a alguien más» cobra tu 50% por adelantado (o el porcentaje que creas necesario).

Aprende a pararle los pies al que se pase de listo, siempre estará el que te llama o te envía un mensaje para «Que le cambies un botón» y bueno, hay cosas que dependiendo de si se trata de un cliente de estos que te mencionaba en el punto 5 no te vas ni a molestar y lo haces en un segundo, pero hay gente que hace esto sistemáticamente, inicias el proyecto y aparecen MIL cosas nuevas que no estaban añadidas. Di que sí, amablemente pero indica el precio extra y pide su aprobación.

Cuanto más claro tengas los límites menos te va a pasar, más tiempo tendrás para dedicarlo a lo que realmente importa.

 

No te conviertas en tu propio becario, automatiza procesos y crea hábitos.

Esta fue una de las lecciones más recientes y la que me costó más aprender. No te conviertas en tu propio becario. Todo eso lo digo sin ningún tipo de menosprecio a los becarios -porque todos lo hemos sido alguna vez-. Para entender de lo que hablo es importante mencionar la regla del 8o/20 (Principio de Pareto) que a resumidas cuentas viene a decir que un 80% de los resultados provienen de un 20% de las causas, es decir, enfócate en ese 20% de las causas y no en el 80% de las causas que solo te dará un 20% de los resultados. ¿Cómo?

Llegó un momento en el que el volumen de clientes era alto y tenía mil temas que hacer, un presupuesto por aquí, una llamada por allí, un email respondiendo dudas por el otro lado, otro email aquí, otro email aquí, otro email aquí, otro email aquí…. Me estaba volviendo loca. Sobre todo porque no podía dedicarle tiempo a lo que realmente hacía y lo que me daba de comer (es decir, me estaba enfocando en el 80% de las causas que solo me aportaba el 20% de los resultados). Me pasaba el día haciendo papeleo, trámites, que si la firma del contrato, que si la factura tal, que si las respuestas por Skype… Era absolutamente horrible.

Entonces me senté y paré durante una semana y puse orden con todo, arreglé mis contratos base (para tenerlos casi automatizados) ordené todas mis facturas, ingresos y gastos y creé un sistema de control que me toma literalmente 5 minutos completar cada mes. Creé un sistema de recordatorios para pagos atrasados -enlazado con el sistema de ingresos y gastos- y creé horarios y sistemas de respuesta.

Las cosas y los clientes pueden esperar

Mucho de lo que me pasaba anteriormente se debía a esa obsesión con que TODO tiene que solucionarse YA. Malcrié a mis clientes dándoles respuesta inmediata a todas sus preguntas sin evaluar su prioridad y me creé un infierno. Desde entonces, a menos de que se trate de un trabajo «ongoing» no respondo el email exceptuando entre las 8 y 9 de la mañana y entre las 4 y 5 de la tarde (que es cuando lo abro) tengo alertas para las cosas con prioridad que requieren atención casi inmediata pero el resto puede esperar. La comunicación vía skype casi la he eliminado y también tengo horas para revisar los mensajes y responderlos, no lo hago de inmediato.

Cancelo las notificaciones de Skype y del email en el teléfono porque no voy a responder mensajes cuando estoy haciendo la compra (no, no, no) a menos que sea algo prioritario como bien he dicho. Para ello el sistema de notificaciones avanzadas de Skype te permite añadir una palabra clave a tus conversaciones, cada vez que esa palabra clave sea mencionada te lo notificará.

Por otro lado, cuando te piden un proyecto siempre lo quieren «Para ayer». Para ayer no existe, así que no te desvivas desangrándote para terminarlo todo cuanto antes porque luego te darás cuenta de que tú le estás dando más importancia que ellos y luego tendrás que esperar a que ellos hagan su parte y acabará jodiéndote toda tu programación, te lo digo en serio .

Ahora para no sobrecargarme de trabajo otorgo un tiempo «equis» a cada proyecto y tengo un número máximo de proyectos a la vez. Mis respuestas suelen ser del tipo «Puedo comenzar a partir del 1 de mayo» de todos los proyectos sólo uno insistió en su «urgencia» al que le ofrecí el servicio por un plus de dinero.  Te pongo de prioridad, dejando de priorizar otros clientes si pagas el plus de urgencia.

Nunca nadie me ha dicho que no, manejo mejor mis tiempos, no me vuelvo loca y todos estamos contentos.

 

Aprende a desconectar

Creo que todos los que consiguen salir adelante con sus proyectos personales, ya sea Freelancing o otra cosa, es porque en el fondo son adictos a lo que hacen y disfrutan haciéndolo. Sin embargo, esto puede acabar quemándote si no consigues establecer una linea entre hacer y no hacer.

Llegará el momento en el que creas que trabajas mucho pero no haces nada y la realidad es que no estarás haciendo nada porque en realidad «no estarás trabajando». Estás simplemente enfocado en esas cosas, pensando en soluciones o en problemas o en lo que sea pero no estás poniendo manos a la obra y eso pasa por no saber desconectar.

Como bien decía, no quiero estar respondiendo preguntas cuando estoy haciendo la compra, me niego totalmente, porque luego tendré la sensación de que mientras hacía la compra estaba trabajando -lo cual por supuesto no es acertado- así que lo mejor es crear rutinas y hábitos (punto 9) y separar tu vida de tu trabajo, por mucho que te guste mantenerlos juntos o vas a acabar odiándolo… y no queremos que pase eso ¿verdad?

He aprendido muchas otras cosas -y sigo aprendiendo otras más- pero esta lista las resume bastante. Espero que sea de utilidad para alguien que este pensando en lanzarse al vacío, sin duda es un gusto increíble poder volar.

¿Añadirías algo?

Valen

He llegado desde muy lejos con mis trucos, mis complejos, Una maleta llena de trastos y un cuaderno lleno de cuentos. Soy la mitad de este viaje.

16 Comentarios
  1. Hola Valen!
    Totalmente inspirador y aterrizado!… llegué aquí por causalidad… es más el Tayrona me trajó hasta aquí, todo porque soy nueva en esto del freelance, pero nueva y todo estoy hecha de tenacidad y ganas… así que millones de gracias por este artículo que me muestra que si se puede, que voy por buen camino y que somos más los que amamos nuestro trabajo pero también nuestro tiempo y vivir, más no existir.
    Slds. desde Rolandia (Col.)

    1. Hola Mariale!
      Gracias a ti, espero que te haya servido de algo, aquí la idea es evitar que otros cometan los mismos errores 😉

  2. Hola Valen,

    Muchas gracias por tus consejos, me han parecido claves para comenzar como freelance (mi caso).
    Como tú bien lo haz dicho, este mundo no es fácil, sin embargo considero Yo que lo más importante, y quizás lo más difícil es decidirte a comenzar. Independientemente de cuales sean tus razones por las que te lances, tenerlas claras y decidirte. Todo lo que viene es verdadero aprendizaje. No debemos olvidar que SIEMPRE tenemos algo que ofrecer al mundo, ya sea una nueva idea, o una idea mejorada. Lo importante es que en lo que sea que de desempeñes, imprimas tu marca.

    Es muy buena idea lo de inscribirme en voluntariados en el área que te gusta, te permite especializarte, identificar las necesidades del sector en el que te deseo desempeñar, y lo más importante para darte a conocer a tus futuros clientes.

    Saludos, recién conocí el blog y me ha parecido genial.

    Un abrazo desde Colombia.
    .

  3. Hola. Gracias por tu publicación. Soy nuevo en esta página y mas que un comentario, quiero hacer una pregunta:
    Toda la vida he deseado trabajar como freelance, pero la verdad no tengo la menor idea de cómo hacerlo, ni a que dedicarme con exactitud. Me inscribí en una página para hacer traducciones y me he postulado a varios proyectos. Nunca me respondieron. Se que también hay cosas para programadores de páginas web, pero no es mi caso (por ahora). Que tipo de trabajos se pueden hacer por esa vía y como hago para darme a conocer? Algún consejito? Gracias

    1. Buenas Royman,
      Pues yo tampoco tenía ni idea de que hacer cuando comencé a intentarlo pero en realidad se pueden hacer muchas cosas, el problema es que hay que «Especializarse» un poco para poder ir encontrando clientes sin depender de plataformas de trabajo freelance (que pagan una mierda).
      Te recomiendo que busques algo que SEPAS hacer o quieras aprender y veas como puedes explotarlo. Como digo, esto no es fácil y esta es la cuarta vez en mi vida que me meto en este lío siendo las otras 3 no exitosas.

      Hacer se pueden hacer muchas cosas, sinceramente, más que que trabajos se pueden hacer la pregunta es ¿Qué trabajos puedes tu hacer?
      Para darte a conocer sinceramente lo mejor es tener trabajos ya hecos que puedas mostrar e ir generando buenas referencias con el boca a boca.

      Saludos y suerte!

  4. Hola Valen! Muchas gracias por tu articulo. La realidad es que no es un camino de rosas lo de vivir de freelancer pero me llama mucho la atencion la vida nomada. Hace cerca de un año deje mi trabajo en Inglaterra y me fui de voaje por el mundo con Paula, mi novia. Llevamos un blog de viajes, nosvamosderutica. com e intentamos hacerlo crecer. No obstante, resulta complicado porque no paramos de movernos.
    A todo esto, que me voy por las ramas, queria preguntarte por las habilidades que se necesitan para la vida nómada. Es decir, que conocimientos crees que son los esenciales y como ir mejorandolos. Si pudieras, por ejemplo, contar tu caso para hacerme una idea te estaria muy agradecido.
    Un saludo desde Gili Trawangan

    1. Hola Daniel!
      Un placer conoceros 🙂
      Sí, lo mejor es siempre parar un tiempo, o moverse mucho más lento porque a la carrera nada sale bien.
      Respecto a los conocimientos, sinceramente creo que dependerá de lo que os guste!, hoy en día casi todo lo que esté relacionado con un ordenador se puede hacer remotamente, fotog´rafia, video, marketing, programación, música, traducción, escritura para otros medios… Hay mil opciones.
      Yo estudie diseño gráfico, luego estudie multimedia, luego hice Marketing, luego me dediqué al diseño web y luego al marketing y luego decidí juntarlo todo en una sola cosa pero conozco gente que trabajan como comerciales y viajan por el mundo realizando su trabajo remotamente así que lo que veo más importante es que cada uno encuentre su camino sin intentar parecerse al de al lado porque eso nunca sale bien 😉

      Me cuentas que tal!
      Saludos!

  5. Hola Valen! Hace rato no reía tanto con un post de este tipo. La mayoría de post sobre el freelance te tienden a preocupar pero este se toma su tiempo para aconsejar, y no he parado de reír ya que recordé varias cosas que me han pasado a medida que leìa tu artículo. Gracias por compartir tu experiencia. Si se puede! Te dejo mi pàgina como freelance: http://www.nilssoncajamarca.com

    Buena energía!

    1. Hola Nilsson!
      Me alegra que te lo hayas tomado con humor haha, la verdad es que para mi escribir sobre ello es un desahogo asó que todos salimos ganando 😉
      No dudes en crearte un perfin en el portal y estar atento a las ofertas de trabajo remoto!, hace poco se publicó una para un Motion Grapher, por cierto, genial el Reel!
      Justo ahora me dio curiosidad por Motion graphics y ando aprendiendo, que envidia 😉

    2. Hola tú!

      Genial que te guste lo que hago. El Motion Graphics tiene su encanto. Me atrevo a decir que te va a gustar porque tiene que ver con el movimiento y según los artículos que he leído, tu no paras de moverte.

      Un saludo,

  6. Wowowwo, casi en parte lo que me está pasando, ya voy para 4 meses en este cuento y no es fácil, me gustaron tus puntos y creo que varios… uno los aprende a las malas jajjaj. En fin, la idea es organizarse como dices y tal como también lo indicas, hay cosas de cosas y no todo es para ya. Hay que identificar qué es prioritario, qué es urgente y qué es importante.

    Slds desde Ibagué

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

272 37
452 60
299 49
621 43
307 48
1.2K 79