Vogelsang, El pueblo soviético abandonado a 60 km de Berlín

Una de las cosas con las que más nos divertimos con Jesper es visitando lugares abandonados, sobre todo si cargan alguna fuerte implicación histórica en sus espaldas. Hemos visitado varios lugares similares en Berlín que merecen la pena mencionar -como el parque de atracciones abandonado– pero llevo atrasando este post unos cuantos meses así que ya los explicaré en su momento, uno a uno, con tranquilidad y detalle. Hoy le toca el turno a Vogelsang (en alemán = canto de pájaro).

Vogelsang es el paraíso para los que disfrutan de los lugares olvidados  se trata de un pueblo -sí, sí, un pueblo entero- abandonado a apenas unos pocos KM de Berlín en medio del bosque en Brandenburgo y de “relativamente fácil” acceso.

¿Por qué Volgelsang es especialmente interesante?

Si ya de por sí un pueblo abandonado no te llama suficiente la atención te vamos a contar algo que te va a gustar. En realidad Volgelsang era una tapadera, fue construido para ocultar una reserva de misiles soviéticos y era de hecho un “pueblo-base militar”

Se comenzó la construcción de sus más de 5 hectáreas en 1951 y se convirtió en la casa de unos 15.000 soldados con cerca de 550 edificios. Las primeras ordenes llegaron cómo parte de la “operación átomo” en la que varios misiles R5-M (SS-3) fueron traídos hasta el pueblo en enero de 1959 seguidos de cabezas nucleares en abril del mismo año. Para que os hagáis una idea cada cosita de estas pesaba hasta 29 toneladas y era 20 veces más poderosa que la bomba de Hiroshima.

En el pueblo se almacenaban los misiles y a cierta distancia del pueblo se encontraban las lanzaderas listas para disparar pudiendo alcanzar más de 1200 km de distancia. De todos estos movimientos Alemania del este nunca fue informada por lo que cada misil y cada cabeza nuclear se traía de manera clandestina en la oscuridad.

Por suerte las cabezas nucleares no duraron mucho en el pueblo ya que, con prisas y para no ser detectados, fueron retiradas en agosto del mismo año, sin embargo, los rusos repitieron la operación a inicios del 1962 cuando trasladaron misiles preparados para ser lanzados que alcanzarían hasta 2000 km de distancia en otra operación secreta llamada “Operación Tuman”. Nuavmente por suerte la orden de dispararlos nunca llegó y fueron retirados en julio de 1962.  Pese a todo Volgensang llegó a ser la tercera base soviética militar más grande de Alemania del este si tenemos en cuenta lo mencionado.

Cada día que pasa queda menos de este fabuloso complejo, hoy en día no se pueden ver ni mucho menos los 550 edificios que lo conformaban pero teniendo en cuenta que el pueblo contaba con una escuela, gimnasio, servicio medico, teatro e incluso un cine aún es posible ver algunas de estas grandes estructuras en pie.

Se calcula que Vogelsang estuvo habitado hasta 1994.

Cuando fuimos ya había señales de destrucción, no solo por el vandalismo, sino por maquinas que vimos aparcadas no muy lejos del pueblo. Mucha gente que lo ha visitado a visto como a lo largo de los 4 últimos años ha ido menguando su territorio y quedan menos edificios en pie así que si estáis interesados en verlo cuanto antes vayáis mejor.

 

Cómo llegar a Vogelsang:

Para llegar hay que tomar el tren S1 en dirección a Oranienburg y luego hacer la conexión con el RB12 en dirección Templin. Este último va cada hora ya que se trata de un tren pequeño que sirve a los pueblos de los alrededores. El tren no para en la estación de Vogelsang por lo que hay que pedir parada, ya sea con los botones de Stop o antes al conductor del tren.

Es importante, importantísimo que os llevéis la bicicleta, el sitio cómo tal no es muy grande (si se quiere ver poco ya que las lanzaderas están relativamente lejos) pero hay que llegar hasta el pueblo y con la bicicleta siempre os ahorraréis unos buenos minutos, sobre todo teniendo en cuenta que un día no es ni mucho menos suficiente para explorar todo el lugar. Las coordenadas exactas las podéis encontrar aquí se llega en dirección nord-oeste a la estación de tren.

Recordad que hay que pagar un billete de tren para la bicicleta y sí, hay controladores por el camino, os recomendamos billetes de grupo, siendo 3 os ahorráis mucho dinero.

Que llevar:

Bicicleta
Antimosquitos
Comida para picnic
Agua
Linterna
Cámara de fotos
Sentido común

Webfull--3

Más información en:

A Soviet missile base in Germany that spy planes never saw
Vogelsang Soviet Military Camp Nuclear Missiles

Si vais y tenéis algún update o pregunta no dudéis en dejarlos en los comentarios 😉

 

Un poco de sur

Somos Valen y Jesper, almas de este blog y compañeros de viaje y de vida. Si quieres saber más sobre nosotros puedes hacerlo aquí

1 Comentario

Leave a Reply to Patricia Cancela el comentario

Your email address will not be published.

Close