Reporte, cruce de frontera por tierra de Iran a Pakistan. De Mirjaveh a Taftan

Para los que desconozcan este particular punto del mundo, el cruce de Iran a Pakistan por tierra es una odisea que es necesario reportar. No solo para que tu familia deje de sufrir y tu aseguradora vuelva a tenerte presente, sino para todos aquellos que están pensando en hacerlo en algún momento,  es complicado encontrar información actualizada.

Antes de cruzar contamos con la ayuda de dos cruces recientes, pero ambos hechos con vehículo propio por lo que muchos de los datos que ellos mencionan en nuestro caso cambian de manera considerable. De estar cruzando con tu coche puedes ver la experiencia aquí.

El cruce lo comenzamos el día 18 de Mayo de 2017 a las 4:00 de la mañana, escribimos estas primeras lineas desde el cuartel de levies al lado pakistaní de la frontera. Lo terminamos el 25 de Mayo al medio día. Momento en el que llegamos a Lahore.

De Kerman a Bam:

Salimos de Kerman hasta nuestra última ciudad en Iran con los últimos riales en el bolsillo. El bus de Kerman a Bam tiene una duración de unas 3 horas y costó 90.000 Rs por persona.

Llegamos a Bam pasado el medio día, el bus nos dejó en la estación de servicio, un cruce que hace las veces de terminal de buses. Tomamos un taxi por 40,000 Rs a Akbar Guest house, punto reconocido de encuentro para todos aquellos pensando en cruzar la frontera por tierra. Lamentablemente al llegar volvimos a la realidad y nos dimos cuenta que esta vez íbamos a ser los únicos cruzando ya que no había más huéspedes en el lugar. Bam suele estar fuer de la ruta principal de turismo a menos que tu destino sea la frontera, sobre todo después del terremoto que destruyo gran parte de su atractivo principal, que por cierto, han reconstruido.

Akbar es un hombre mayor, dicharachero, entretenido y amable. El precio de la guest house se ha multiplicado por montones, el último reporte que leímos es de hace poco más de un año y para ese entonces el precio se encontraba por la mitad. Al llegar nos ofrecieron una habitación para ambos por 800.000 Rs que tuvimos que denegar, la cantidad de riales en el bolsillo no nos iban a dar para tanto y eran los últimos que teníamos.

Después de discutir con Mohammad, su hijo, Akbar apareció y nos preguntó cuanto teníamos por noche, unas pocas palabras, un té y finalmente terminó accediendo a los 600.000 que le ofrecimos (de manera sincera) algo que a su hijo no le gustó tanto. La guest house tiene Wifi, pero escondida y necesitas de Mohammad para que te la programe, (y nosotros no éramos especialmente de su adoración por lo que no pudimos disfrutarla) eso sí, pudimos usar la cocina sin problemas.

Akbar por otro lado, ayuda a una escuela local y de vez en cuando lleva algunos de los turistas que pasan por su guest house a las clases, así que allí terminamos, a las 6:30 de la tarde de un día cualquiera respondiendo a todo tipo de preguntas hechas por adolescentes iraníes de 13 a 22 años. Toda una experiencia.

No pudimos pasar por la ciudadela porque al volver caímos en el problema que nos apresuraría a realizar el cruce: Las elecciones generales del país se celebrarían el viernes (era miércoles por la noche) y desconocíamos si el funcionamiento de las fronteras se alteraría por el acontecimiento. Sin pensárnoslo dos veces y sin ganas de quedarnos estancados en Quetta durante más de dos días decidimos salir al día siguiente.

De Bam a Zahejan:

Pocos buses salen de Bam a Zahejan pero es posible parar a los que vienen de recorridos de larga distancia, el único problema es que estos buses pasan por Bam entre las 4 y las 5 de la mañana. Para poder subirte a uno solo tienes que volver a la gasolinera a la que llegaste (todo el mundo sabe donde está, por si andas perdido) y esperar a que uno haga su aparición.

Salimos de la guest house a las 3:45 de la mañana y ni un alma pasaba por la calle. El único coche que vimos paró y nos llevó hasta la estación por 50.000 Rs. Si planificáis con más tiempo es posible pedirle al Akbar que pida un taxi para la madrugada.

Con un poco de suerte, una vez en la estación de servicio no serás el único esperando, algunas personas hacen su bajada en Bam y otros, al igual que tú, estarán haciendo su recorrido hasta Zahedan. Lo único que tienes que hacer es esperar a que el bus pare, mencionar tu destino y subirte.
El precio por persona fue 100.000 Rs, mucho más barato de lo que habíamos escuchado en otros reportes mencionando buses o taxis de 300.000 Rs por persona.

Una vez cruzamos la frontera del Balochistan Iraní un par de policías armados subieron a los puestos iniciales del autobús y otros dos hicieron relevo unos 100 Km más tarde. Llegamos a Zahedan a las 8:30 Am después de 3 relevos y dos controles de pasaporte. No fue necesario pedirle al conductor bajarnos en Meydan e Mirjaveh como leímos en otros casos, desde la estación salen taxis compartidos directamente hasta la frontera.

De Zahedan a Mirjaveh:

En la estación desayunamos algo, compramos una cantidad de agua que nos pareció suficiente, cigarrillos para 5 días, galletas y alguna tontería más para estar preparados para los siguientes días.

Apenas bajarnos del bus de Bam ya teníamos taxi a 200.000 Rs por persona hasta la frontera, no es difícil conseguirlos. Para que el coche salga es necesario que esté lleno por lo que hay que esperar a que otros viajeros hagan el recorrido. Unos 3 taxis compartidos salieron de las 8:30am hasta el momento que tomamos el nuestro, 11:45am, el precio que nosotros pagamos fue el mismo que pagaron los dos pakistanis que nos acompañaban.

Cruce fronterizo.

Después de aproximadamente una hora en taxi llegamos al cruce fronterizo. Conseguimos nuestro sello de salida sin problemas ni mucha burocracia y cruzamos al lado pakistaní.
Allí completamos un formulario en el que nos pidieron una dirección (por suerte teníamos una reserva de Airbnb para los primeros días después de Quetta) y después de algunas preguntas conseguimos en sello de entrada.

Al salir de la oficina te encontrarás los cambiadores de divisa, el precio es absurdo y no es el final, es decir, a nosotros nos ofrecieron 108 rupias por euro y al final entre una estupidez y la otra terminaron dándonos 104. No queríamos pelear y solo íbamos a cambiar 50€, nos deshicimos de los 300.000 Rs que nos quedaban (a un precio también absurdo, 50.000 Rs por 100 Rp) y salimos de allí cuanto antes.

No nos dieron ningún tipo de instrucciones, pero a la salida nos estaba esperando Laskahar, un tipo vestido de negro con la cara completamente cubierta y gafas de sol que no inspiraba nada de confianza, le seguimos únicamente por su emblema de Levies en el hombro. Después de unas pocas frases se descubrió la cara y resulto ser un tipo encantador con una cara super amigable. Con el caminamos hasta el centro de Levies de la frontera y allí nos dejó a cargo de sus compañeros.

Nos colocaron en lo que parecía una oficina y aprovechamos para dormir unas horas. En el tiempo intermedio nos trajeron un poco de agua, un par de samosas y té. Jesper se hizo amigo de dos tipos que se encontraban en una celda (que al parecer también eran amigos de los Levies, todo muy bizarro) y de allí conseguimos algunos dulces y galletas.

Si tienes tu tarjeta de datos de Irancell aquí aún tienes cobertura por lo que aprovecha el internet que te queda para matar el tiempo. La electricidad no fue un problema durante las horas que estuvimos en el centro.

Al lado del centro hay una pequeña tienda a la que se puede ir en caso de necesitar algo, siempre acompañado de un Levie (tienen de todo) y también un cajero, que de haberlo sabido, habríamos probado antes de hacer el cambio, desconocemos si funciona correctamente pero vale la pena intentarlo.

De Taftan a Dalbadin

Aunque durante el día anterior repitieron 3 veces que la hora de salida sería las 8 de la mañana, a las 7 am los teníamos tocando la puerta. No te dan ni tiempo para empacar, con eso me refiero a que un Levie se queda en la puerta de la habitación esperando a que termines (presión full), una vez terminas te subes en el primer coche y comienza la fiesta.

Es posible que te digan que llegarás a Quetta en un día, también es muy posible que eso no suceda, el 95% de los casos que conocemos se han hecho de la misma manera y solo unos pocos han conseguido hacer el trayecto de una sola tirada. Por otro lado, no sabemos si lo recomendaríamos, es tedioso a morir.

Unos 7 cambios de coche más tarde, té y galletitas en caso de tener que esperar tu escolta (o de que el coche en el que te hayas subido se estropee como fue nuestro caso) y de ver todo tipo de Pickups llenas de  lo que posiblemente sean agujeros de bala (atención es muy posible que sean del pasado, no os estreséis) llegarás a Dalbaldin.

Los Levies por el camino son amables, repetirán siempre las mismas preguntas (para ellos es una vez al día) mientras completas los datos del pasaporte en sus libritos de registro.

De donde eres?
Están casados?
Tienen hijos?
Cuantos años tienes?
Tu nombre?

No sirve de nada llevar fotocopias, lo leímos en algún lado pero es lo de menos, la linea de tu registro la completarás igual. Algunas veces un cambio de coche no significa registro y viceseversa. Para saberlo solo tienes que preguntar “Entry?” o “Car Change?” y te guiarán (lo decimos porque normalmente paran y no tienes ni idea de que se supone que tienes que hacer).

En Dalbandin te dejarán en el Hotel (solo hay uno) donde te ofrecerán una habitación por 1500 Rp la noche (para dos), nosotros la negociamos a 1000. El jefe de la policía nos invitó a cenar y desayunar pero su subordinado más cercado es un pesado que no parará de preguntarte por un “regalo”. Es el único que lo hizo durante el camino (varias veces), llegamos a pensar en hacerle un dibujo a mano o algo similar para dejarlo con la cara a cuadros pero era demasiado trabajo (obvio que lo que quería era dinero). Si no tienes la misma suerte puedes pedirle a los chicos del hotel que te compren comida, por unas 250 Rp por persona tendrás más que suficiente.

Justo al lado de la puerta del hotel tienes una tienda básica para bebidas y algunas otras cositas, no consumas tus recursos en Dalbandin, allí puedes ir a la tienda casi en cualquier momento, resérvalos para Quetta porque será más caro y más difícil. Es decir, si tienes comida para cocinar u otros víveres intenta guardarlos hasta Quetta.

Hay wifi en el hotel, se llama Tenda y el pass cuando estuvimos era 12345678 (lo dejamos por aquí porque no fue fácil conseguirlo).

Por último cada ciudad en Pakistan tiene racionamiento de energía por lo que habrán dos cortes de electricidad al día, de 6 a 8pm y de 11pm a 9am, ten esto en cuenta a la hora de planificar tu día. Finalmente, antes de partir a Quetta compra agua y bebidas para el camino la noche anterior, la tienda no estará abierta al día siguiente a la hora de tu partida.

Si no tienes NADA de dinero, siempre puedes negociar al máximo y preguntarles si puedes dormir en la terraza, la temperatura es mucho más llevadera allí arriba.

De Dalbandin a Quetta

Esta es la peor parte del camino, la que más agota y la más pesada. A eso de las 7:30-8:00 vendrán a buscarte al hotel y comenzará la escolta nuevamente. Los dos primeros cambios de coche son largos lo cual parece hasta extraño. Ve preparado si no vas con tu vehículo pues estarás al sol al menos 5 horas, un pañuelo para cubrirte la cara, agua suficiente y crema de sol son una buena idea. El polvo también es un problema.

El día transcurrirá a igual que el día anterior, registro, cambio de coche, registro, cambio de coche… Así pasarán al menos 12 horas. El camino se vuelve aún más tedioso a unos 150 Km de Quetta donde las escoltas cambiaran cada menos de 10 Km.

Atención, queremos aclarar que el cambio de escolta no es un tema de seguridad, es un tema de burocracia. El grupo que te escolta es responsable y tiene jurisdicción en su área, al llegar al final te pasará a aquél que tenga jurisdicción en la nueva. Esto hace del proceso algo completamente absurdo, por ejemplo, ya una vez en Quetta, cambiamos de coche 3 veces en menos de 10 minutos… dos de ellos jeeps convertidos en tanques acorazados antibalas (absolutamente innecesarios, de verdad).

Finalmente te preguntarán a que hotel quieres ir, la pregunta es retórica ya que solo hay dos opciones en las que dejen alojar turistas, el Serena Hotel (5 estrellas, unos 200€ la noche) o el agujero del Bloomstar Hotel, un hotel regentado por una familia con pocos escrúpulos que saben que pueden aprovecharse del turista y no desaprovecharán NI UNA sola oportunidad para hacerlo.

Quetta

Esta fue la parte que más odiamos del viaje, estar encerrados en Quetta. El Bloomstar querrá cobrarte lo que le de la gana. Conocimos un Francés en el hotel que estaba pagando 5000 Rupias por una habitación. A nosotros nos ofreció una doble por 3000 que después de mil caras de asco conseguimos rebajar a 2500. Allí encontramos otros viajeros, uno de ellos entendía Urdu y nos informo que el precio para locales no pasa de 1800 rupias la noche.

Conocemos un caso de alguien que pago 1000 por acampar en el jardín. Por otro lado si realmente no tienes nada de dinero creemos que es posible terminar durmiendo en la estación de policía.

Estos personajes tienen el monopolio, lamentablemente no hay más opciones de alojamiento a las que puedas acceder como turista por lo que harán lo que quieran contigo y dependerás de ellos para absolutamente todo, para comer, para obtener tu NOC y para cualquier otra cosa más. Si el tipo se pone de mal humor contigo simplemente decidirá no llamar a la policía para conseguirte tu escolta para obtener tu NOC.
En el hotel se encontraba un grupo de ciudadanos chinos que habían pedido al dueño del hotel llamar para conseguir su escolta de ida (sentido contrario) y este les había dicho que había estado llamando 3 días cuando no había sido así.

Al caer en esto conseguimos sacarle un número de teléfono a uno de los oficiales, 0819202730 es el número de teléfono de la estación de policía y de allí nos dirigieron a 0819201596 supuestamente la policía turística. Si la cosa se pone fea y crees que el dueño te está engañando te recomendamos que busques un número pakistaní e intentes realizar la llamada por tu cuenta.

Gracias a la presión del grupo con el que viajábamos conseguimos ir al cajero (a las a fueras de la ciudad, hay que cambiar como 5 veces de coche), a la oficina del NOC, a una oficina de Zong y a la estación de tren. Eso sí, no fue fácil, y mucho menos rápido.

El NOC te lo darán para el día siguiente, una vez tengas el papel tendrás que ir a la estación de tren a conseguir tu billete de tren de salida. (todo con escolta, solo si ellos tienen tiempo y te han entendido). Para comprar el billete de tren necesitarás una fotocopia de tu pasaporte.

Nuestra siguiente parada sería Bahawalpur, conseguimos dos billetes en clase económica (no AC, no Cama) por 2200 Rp para ambos. La mayoría de los trenes parten entre las 8 y las 9 am.

Quetta – Bahawalpur – Lahore

Asegúrate de que en el hotel llaman a la escolta desde el día anterior y pide siempre unos 45 minutos de antemano. La estación de tren está literalmente a 5 minutos andando pero entre una cosa y la otra va a tardar infinidad y no querrás perder el tren.

Antes de subir al tren tendrás que hacer otro registro de pasaporte. Compra bebidas y algo para picar en las tiendas de la estación y ya estás listo para la jornada. Si has pedido clase económica prepárate para el calor y el polvo. Es llevadero, pero no es para todos.

El tren de Quetta al norte no hace distancia corta, pasa por Multan sí o sí así que si va as Islamabad tendrás que darle la vuelta al país (unas 26 horas de viaje). Durante el camino al menos hasta la salida de Balochistan habrá policía contigo en el tren, en algunos casos en el mismo vagón en otros casos simplemente merodeando por ahí.

Nuestra llegada a Bahawalpur no fue como esperábamos, 5 horas antes de llegar nuestro anfitrión de Airbnb nos escribió diciendo que la policía no le permitía tener extranjeros en casa y tuvo que cancelar la reserva dejándonos en bragas. No tuvimos otra opción que llegar a Bahawalpur a la 1 am y dirigirnos a la estación de bus (el tren sigue hasta Lahore pero estaba lleno) a comprar dos billetes de bus que supuestamente saldría a las 3 am y termino saliendo a las 5:20 am. Finalmente, 29 horas de viaje después llegamos a Lahore.

 

Y así es, el cruce de frontera más largo y tedioso de la historia. Llegamos tan agotados a Lahore y tan cansados de la burocracia que estuvimos apunto de dejar el país y cruzar a India. De verdad. Por suerte decidimos darle una segunda oportunidad, es un país hermoso.

Si has realizado este cruce y cuentas con información nueva te agradecemos que nos la hagas llegar para mantener este post actualizado.

Un poco de sur

Somos Valen y Jesper, almas de este blog y compañeros de viaje y de vida. Si quieres saber más sobre nosotros puedes hacerlo aquí

2 Comentarios
  1. Fantastico!
    Una información muy valiosa que a mi en particular me servirá mucho, sobretodo el dato de cortes de luz, ya que no había encotnrado información sobre eso y me condiciona en las etapas de ruta.

    Muchisimas gracias por dedicarle tiempo a compartir esto. Espero poder contribuir en este blog en su momento cuando tenga infinidad de datos al hacerlo en moto eléctrica ;).

    Saludos y estamos en contacto!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Aprende a viajar como nosotros

Aprende a viajar como nosotros

Subscribete a nuestra lista de correo y recibe cómo regalo de bienvenida la Guía definitiva para viajar sin dinero en tu email. Además te escribiremos una carta cada semana, sí, una carta, en las que desvelaremos nuestros secretos y consejos. 



¡Genial! Revisa tu email para encontrar tu link de descarga