Primeros pasos para vivir en Berlín

¡Aclaración!
Este post esta pensado de cara a los que tengan la suerte de tener un pasaporte europeo en sus manos.

Hay una cosa que necesitáis saber, por encima de todo Alemania es el país del papeleo y la burocracia. Da igual si os habían dicho que los alemanes son prácticos y esas cosas… NO, no lo son, y la burocracia parece ser su hobby más común. Lo mejor es que lo aceptéis desde el principio, respiréis hondo y disfrutéis del abrupto camino.

A lo largo de este proceso el orden de los factores altera (y vaya si lo altera) el producto. Por lo que se debe hacer en orden y, como bien decía antes, con paciencia.

1. Encuentra un lugar donde vivir

No me voy a explayar aquí en esa parte porque me dio para crear una guía completa. Lo que sí voy a dejar claro es que NO es un proceso fácil ni para todos y siempre será más fácil a las afueras del anillo, dicho esto os remito a la guía para alquilar piso en Berlín

2. Consigue tu Ameldung

La primera, primera, primerisima cosa que tienes que hacer al llegar es registrarte en tu Rathaus más cercana. Para ello necesitareis primero un lugar donde vivir, que como bien dije ya antes no es nada fácil. No tiene por que ser un piso, puede ser una habitación o cualquier cosa con contrato o que os de una dirección. Cuando esto está solucionado (que debería ser más temprano que tarde) tienes que pedir una cita para poder registrarte. Encuentra tu Rathaus y hazte con una hora.

Normalmente te dan la cita para al menos un par de semanas… son un poco quisquillosos (pero eso ya lo hemos aceptado antes). Hace relativamente poco, cuando yo llegué existía la practica del migrante, ir allí 30 minutos antes de que abriera la oficina y rogar por estar entre los 3 primeros de la fila, de ser así puedes hacer tu registro en menos de 15 minutos y salir de allí con ese adorado papel en la mano. Me han dicho que esto ya no es posible, pero me lo ha dicho un alemán, que hará todo lo que pueda y tenga en su mano para que la ley se cumpla así que no os lo creáis demasiado, yo en todo caso lo intentaría porque sin ese papel no podéis continuar con ninguno de los siguientes pasos.

El registro se puede hacer en cualquier Rathaus, así que si te apuntas el proceso “hacer cola a las 7 de la mañana” te recomiendo que lo hagas en una Rathaus poco céntrica, así tendrás más números de conseguirlo.

Detallito*

Cuando se te pregunte por tu religión en el recuadro, se honesto. Lo digo por que sea la religión que marques pagarás impuestos por ella. Yo, por mi parte me declare atea (ya que lo soy) sin darle mucha importancia y luego me enteré que, para todos aquellos que decidieron marcar la opción de católicos, deshacerse de tal impuesto es un dolor de cabeza. (aunque no entiendo por que alguien escoge católico si no lo es…)

No te preocupes, para que todo el paso sea menos doloroso puedes descargar el registro completo que tendrás que rellenar allí traducido al español en el siguiente link:

descargar

 

3. Abre una cuenta bancaria

Para abrirte una cuenta en un banco necesitaras…. ¡Tu ameldung!, tu pasaporte o DNI y nuevamente pedir cita. En mi caso fue bastante indoloro, en mi trabajo me pidieron la cita en el Deutsche bank más cercano ya que tienen convenio con ellos, pero me imagino que nuevamente, si nos vamos por la vía de “no tengo tiempo para citas” puedes intentarlo una vez allí plantandote en la oficina.

Tenéis que tener en cuenta varias cosas, los alemanes le tienen pánico y pavor absoluto a la VISA, para ellos tener visa significa tener tarjeta de crédito (nadie les explicó que también existen de debito) y tener tarjeta de crédito es algo que simplemente no pasa por su cabeza (ni por la mía la verdad). Con esto dicho tenéis que saber que todo banco dispuesto a abrirte una cuenta nada más llegar te dará normalmente una Maestro, con la que, a menos de que lo solucionéis de otra manera, no suele ser posible comprar por internet. Últimamente algunos bancos están empezando a dar Visas debito, pero yo aún no he visto tal imagen.

Actualmente la opción de crearse una cuenta con Number26 es la que recomendaría a todos, no se trata de un banco con todas las de la ley (es decir no tiene oficinas reales) pero el proceso es muy indoloro, especialmente para ser en alemania, y es probable que podáis pedirla sin el registro 🙂

Si tenéis la suerte de llegar con un trabajo lo mejor que podéis hacer es preguntar a vuestra empresa si tienen convenios con algún banco, de esta manera no os cobraran la burrada de comisiones que cobran por tener tu dinerito en su caja fuerte. Pasados unos meses podéis optar a cambiaros a opciones más modernas y más normales para el resto de los mortales como DKB, Comerzbank.

Berlin skyline

4. Hazte con tu tax number

Al hacer tu anmeldung pides automaticamente tu Tax number y este, normalmente, te llega al cabo de dos semanas de haber hecho tu registro. De no ser así lo mejor es pasarse una mañana por la Finanzamt más cercana y preguntar que tal va la cosa, con suerte saldrás con el numero en la mano. El streuer number es necesario para poder establecer tus tasas correctamente.

Recuerda de Alemania ofrece varias ventajas a las parejas casadas o con hijos por lo que, de ser el caso, así te aseguras que no se te cobre más de lo necesario.

5. Registrate en la Krankenkasse

Last but not least: El seguro medico.
No voy a entrar en explicaciones de lo qué es y lo qué no es la Krankenkase porque yo hoy en día sigo sin entenderlo plenamente. Digamos que aquí la seguridad social como tal no existe y tú, como persona, tienes que darte de alta en alguna de las opciones que se ofertan, todas con nombre de compañía que juega con tu vida.

Hay que tener en cuenta dos factores muy importantes, el primero es que estar registrado en Alemania y no estar asegurado es ILEGAL y te puede caer un puro por ello, además de tener que pagar un paston en caso de enfermarte. Si tienes tu tarjeta sanitaria europea y aún no te has registrado cómo residente en el país esta te durara hasta tres meses, una vez pasados esos meses ponte al día con esto.

El segundo factor es, nunca, nunca jamas, aunque te vendan arcoiris y unicornios, entres en una Krankenkasse privada. Puede que pienses: “es mucho más barata y como no entiendo de esto pues prefiero pagar 70 euros menos al mes”. Sí, en efecto, eso suena como una buena idea, pero no lo es en absoluto, ¿por qué? bien, cuanto más tiempo pasa más pagas a tu caja privada, pasar de allí a una publica es un sin vivir, es un mar de papeles y dolores de cabeza, que bien valen esos 70 euros mensuales (y más). Esta opción solo es viable si tienes en mente tener un trabajo (no minijob, no freelance) en algún momento, digo teienes en mente porque sí, todos lo tenemos en mente, pero en realidad me refiero a ser realistas. Además atención muchas de estas KK no cubren todos los gastos y acabaras al final pagando extra si te sucede algo grave.

Conozco casos de alemanes que han estado encallados pagando una cantidad de dinero absurda sin poder irse a una publica. Imaginate a ti, sin el idioma y con tal problema.

Una vez tienes tu registro, tu cuenta del banco, tu numero de impuesto y tu krankenkasse puedes respirar un poco mejor. No, no seas ingenuo, los papeleos no se terminan aquí por supuesto, pero las cosas comienzan a tomar un poco más de sentido.

Bienvenido a la burocracia. 

Un poco de sur

Somos Valen y Jesper, almas de este blog y compañeros de viaje y de vida. Si quieres saber más sobre nosotros puedes hacerlo aquí

Ho hay comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Aprende a viajar como nosotros

Aprende a viajar como nosotros

Subscribete a nuestra lista de correo y recibe cómo regalo de bienvenida la Guía definitiva para viajar sin dinero en tu email. Además te escribiremos una carta cada semana, sí, una carta, en las que desvelaremos nuestros secretos y consejos. 



¡Genial! Revisa tu email para encontrar tu link de descarga