La revolución va por dentro

Es curioso cómo a la que das el primer paso toda la inercia del mundo se centra en el último, como un imán, ya en movimiento es imposible pararlo. Es imposible ser paciente, es imposible esperar.

Es desde que decidí anunciar mi renuncia en el trabajo, que no hago nada más que pensar en el día en el que tenga mi maleta a cuestas otra vez. Esta ciudad se está volviendo fría y yo tengo ganas de verano. Ha pasado ya demasiado desde la última vez y puede que me esté volviendo una experta en esto de dejar trabajos. No malinterpretemos, no lo haría si pudiese llevármelo conmigo.

Esta ciudad ya es fría… pero sin esta ciudad las siguientes serían una utopía. Cada viaje lleva al siguiente, y sin Edimburgo jamás habría podido pensar en mi nuevo punto de partida. ¡No me quejaré¡, ¡no pecaré de ello¡,  ¡no puedo!

La cuenta atrás ha comenzado:

  • Menos de tres meses para aterrizar en Sao Paolo.
  • Tres jornadas para el último día en el trabajo.
  • Un mes para el empujón final.

Pero la revolución ya vuelve a estar dentro de mí. Cómo echaba de menos esa sensación de ir en una barca y ver el final de un precipicio… caer por una catarata…

Un poco de sur

Somos Valen y Jesper, almas de este blog y compañeros de viaje y de vida. Si quieres saber más sobre nosotros puedes hacerlo aquí

Ho hay comentarios aún

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Close