Guía: Cómo moverte y Qué ver en Bolonia (Italia)

Nuestro paso por Bolonia y por toda la zona de la Emilia Romaña fue increíble, con toda sinceridad nunca nos imaginamos que quedaríamos enamorados de una de las ciudades “más desconocidas” de Italia. Lo dejamos entre comillas porque Bolonia es un centro cultural y ha sido una ciudad importantísima a lo largo de los años, sin embargo, el turismo parece haber elegido otro tipo de destinos.

Estuvimos por la zona más de una semana y cuando le contamos a nuestros conocimos donde íbamos siempre nos preguntabanPero ¿Qué hay para ver en Bolonia?”. La verdad es que en ese momento no teníamos ni idea pero… Vimos de todo y más, la verdad es que moverse por la ciudad es increíblemente fácil, sobre todo si nos centramos en el casco antiguo además otras ciudades como Ferrara o Rávena están a menos de 40 minutos en tren lo que hace de Bolonia el lugar perfecto para establecer la base de operaciones durante unos días.

Nosotros, que no somos muy de museos etc, vamos a dejarte con estos planes que disfrutamos y que además muchos son de bajo costo para que disfrutes de la ciudad de la manera que más te guste, eso sí, primero vamos a darte unas cuantas pistas para moverte por la ciudad.

Cómo moverte por Bolonia

Desde el aeropuerto hasta el centro de Bolonia:

Lamentablemente existe un solo bus que hace la conexión y como de costumbre está sobrevalorado. El precio del ticket es de 6€ por persona y se puede comprar tanto dentro del aeropuerto -en las máquinas expendedoras- o en el mismo bus. El trayecto es de unos 30 minutos.

Atención: Las máquinas expendedoras son un poco inútiles y aveces se comen el cambio (se supone que solo pueden dar hasta un máximo de 8€ de cambio pero algunas veces aún así fallan) si eso sucede no entres en pánico, te imprimirá un billete diciendo la cantidad que te debe y tendrás que cobrar esa cantidad en la oficina de la estación central de Tper que es justamente la última estación del bus.

Transporte público en Bolonia:

La compañía de transportes interna es Tper y los tickets sencillos se pueden comprar dentro del bus o en las oficinas de Tper -como la central mencionada arriba- el resto solo en las oficinas.

Billete único: 1,30€ (dentro del bus 1,50€)
City Pass (10 billetes, tipo T10 en Barcelona): 12€
Billete de 24 horas (viajes ilimitados): 5€

Si te piensas quedar más tiempo que sepa que también hay un abono mensual -personal e intransferible- por 36€,  27€ para los menores de 27 años

Cada billete es valido durante 75 minutos de viaje dentro del área urbana y se puede cambiar de lineas sin problemas

En bicicleta por Bolonia:

También puedes alquilar una bicicleta y animarte a pasear por la ciudad, nosotros alquilamos una en Dynamo, muy cerca de la estación central de tren, por 15€ al día puedes alquilar una en estupendo estado y sentirte como en casa, (12€ al día si la alquilas dos días y 10€ al día si son más)

Además en Dynamo tienen un bar estupendo (es un edificio bastante cool) con aperitivo, terracita y buena música, por si al dar la bicicleta de vuelta quieres pegarte un descanso. ¡Ah!, ¡está abierto hasta las 11 de la noche!

Descarga el plano de la ciudad con las rutas de bicicleta.

Qué ver en Bolonia

1. Date una vuelta por el barrio universitario de Bolonia

Si eres Español te sonará aquello del “Plan Bolonia” ¿verdad? pues claro, porque fue allí donde se comenzó el proceso de homologación de títulos a nivel europeo y seguramente ese honor se debe a que Bolonia tiene la universidad MÁS antigua del mundo occidental. La Universidad de Bolonia fue fundada nada más y nada menos que en 1088 y es hoy en día aún de las más importantes del continente. Esto hace de Bolonia una ciudad universitaria llena de estudiantes de aquí para allá, también la ha convertido en una ciudad internacional ya que muchos Erasmus eligen Bolonia como su destino.

Darte un paseo por la zona universitaria es respirar autenticidad, no te preocupes, entra en los edificios siempre y cuando respetes las normas, son excepcionales por dentro y cuentan con patios estupendos de los que se puede disfrutar en tranquilidad, especialmente si lo haces de noche, las plazas se llenan de gente tocando música, bebiendo, hablando, ¡incluso había clases en alguna plaza cuando estuvimos!

También es uno de los lugares más baratos para encontrar comida.

 

2. Las torres de Bolonia:
Disfruta de vistas de pájaro en la torre Asinelli

Al parecer antiguamente tener una torre era símbolo de prestigio (bueno, y hoy en día ¿no?) así que durante los siglos XII y XIII los habitantes de Bolonia se dedicaron a construir torres por doquier, se dice que existieron entre 100 y 180 torres repartidas por la ciudad, hoy en día solo quedan en pie 21 de las cuales las más conocidas son la torre Garisenda y la torre Asinelli.

¿Sabías que no solo Pisa tiene una torre inclinada? En efecto, tanto la torre Asinelli como su hermana pequeña (Garisenda) están inclinadas, y creedme, es obvio a la vista. La historia de estas torres es más que curiosa, lo primero es que se les conoce como “Las dos torres” porque están juntas y de hecho, en el momento de su construcción ambas medían lo mismo: 60 metros de altura. La inclinación de más de 3,2 metros en vertical hizo que la torre Garisenda fuera recortada en el siglo XIV para evitar su derrumbe, por otro lado a su hermana le fue un poco mejor ya que al contrario Asinelli fue ampliada hasta sus actuales 97 metros de altura.

Hoy en día es posible subir hasta la cima de la torre Asinelli y disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad, la entrada solo cuesta 3€, eso sí, hay que estar mentalmente preparado para los casi 500 escalones de subida (y quizá un poco de vértigo) pero vale mucho la pena.

 

4. Siete iglesias dentro de una sola: Basílica di Santo Stefano (o Sette Chiese)

Si lo que te gusta es ser efectivo no dudes en darte un paseo por Santo Stefano, la plaza en la que la encontramos “Plaza di Santo Stefano” tiene una particular forma triangular y en ella veras la entradita a lo que parece ser una humilde iglesia, una vez dentro estarás en un entramado de laberintos en los que 7 inglesas diferentes de conectan entre sí.

Todo comenzó con una sola estructura que fue cambiando con el tiempo y añadiendo otros templos al entramado. Hoy en día es un rompecabezas peculiar para disfrutar.

Dentro podrás encontrar un pequeño Claustro con Wifi gratis y extremadamente tranquilo donde muchos locales van a leer.

La plaza como tal tiene una vida nocturna envidiable, conciertos, bares y actividad no faltarán. La entrada al conjunto es gratuita

5. Visita el Santuario San Luca y el pórtico más largo del mundo.

Otro punto alto de la ciudad es el Santuario San Luca y de hecho lo que más llama la atención es el camino que lo une con el centro de la ciudad. Si lo que te gusta es andar puedes darte un paseo por los casi 4km y 666 arcos que lo separan del centro urbano siendo el arco final el “Arco de Meloncello”, si te animas disfrutarás de un hermoso paisaje y de paso habrás recorrido el camino cubierto con pórticos más largo del mundo. ¡Sí señor!

El camino se comenzó a construir en 1673 y fue terminado unos 100 años después, la idea era poder ofrecer refugio a los peregrinos que año tras año se dirigían al santuario y de hecho cumple su función, es perfecto, puedes hacerlo bajo la lluvia más torrencial como bajo el sol más abrasador.

¡Ah sí!, la entrada al santuario es totalmente gratuita.

Cómo llegar al Santuario San Luca

El camino de pórticos se puede hacer tanto de subida como de bajada (o ambas) pero para lo más perezosos también cuentan con un bus que os llevara directos desde la plaza maggiore, para ello has de tomar el bus 20 hasta “Villa Spada” y de allí tomar el bus 58 en “la via di Casaglia” hasta el final de la linea.

Aquí los horarios de la linea 20
Aquí los horarios de la linea 58

 

6. Disfruta del grafitti y el streetart de la ciudad.

Las cercanías de la zona universitaria de Bolonia están repletas de murales y graffitis que son dignos de admirar. Los hay de todo tipo, desde simples sprays a piezas mucho más elaboradas.

No podemos olvidar que Bolonia es la casa del/a conocido/a Blu, fue allí donde se dieron sus comienzos y hasta hace relativamente poco contaba con más de 20 años de sus murales. Blu es también conocido/a por su controversia, sus murales son enormes y se pueden encontrar aún por los alrededores de Bolonia (especialmente en la autopista) pero lamentablemente ya no existen dentro de la ciudad ¿A qué se debe? Bolonia comenzó a explotar el hecho de que sus paredes estaban llenándose de obras reconocidas y decidió “anunciarlas” y promocionarlas para incrementar el llamado del turismo creando una exposición a la que no llegamos por pocos días.

En símbolo de protesta, Blu decidió que eso no era justo y se dedico a borrar uno a uno los murales que había pintado por la ciudad, en sus propias palabras:

“Después de haber denunciado y criminalizado el Graffiti como vandalismo, después de haber oprimido la cultura joven que los creó, después de haber evacuado los lugares que funcionaban como laboratorios para esos artistas… Ahora los poderes de Bolonia pretenden ser los salvadores del arte urbano”

Algo muy similar sucedió con los murales de Blu en un punto estratégico de Berlín pero de eso hablaremos en otro momento. Sin embargo, aún con toda esa turbia historia hay muchas paredes que hablan por la ciudad para los sabios que quieren escuchar.

 

7. Cambia de aires, visita los mosaicos bizantinos de Rávena

¿Quieres cambiar de aires? Sin problema, camina o toma un corto bus hasta la estación central y súbete en el primer tren a Rávena, en menos de una hora estarás en el centro. La ciudad es preciosa y las calles son pintorescas y están marcadas todas con mosaicos, merece la pena dedicarle al menos un día entero si se tiene el tiempo (o más si quieres), podrás darte el lujo de conocer hasta 8 edificios considerados patrimonios de la humanidad con los mosaicos más impresionantes que habrás visto jamas

  1. Basilica di S. Vitale
  2. Mausoleo di Galla Placida
  3. Battisterio degli Ariani
  4. Batisterio degli Ortodossi
  5. Capella di S. Andrea
  6. Basilica di Apollinare Nuovo
  7. Mausoleo di Teodorico
  8. Basilica di S. Apollinare in clase

Te dejo la foto de nuestro mapa para que te hagas a la idea de las distancias de los sitios, los números amarillos corresponden a los marcados en el mapa (el octavo no está en el centro).

Mapa Ravena

Entrar al Battisterio degli Ariani (3) es gratuito para el resto (1,2,4,5,6) podrás usar un ticket único que dura hasta 7 días y cuesta 9.50€ , sinceramente y de corazón el que menos llama la atención es la Capella di S. Andrea que de hecho se encuentra dentro de un museo, el resto son impresionantes. La mayoría de ellos están abiertos de 10 am a 5pm, algunos otros abren hasta más tarde pero para estar seguro lo mejor es atenerse a esos horarios. Los tickets se pueden comprar en 1,6 y 5

 

8. Aléjate del bullicio y conoce la pequeña Venecia de la Emilia Romana

Canales Comacchio

Así es, existe y se llama Comacchio y está rodeada de una zona espectacular conocida como el Delta del Po, si lo que tienes son días y te apetece un poco de naturaleza no dudes en hacerlo. Puedes llegar a Comacchio en bus y tienes toda la información de la que disponemos en este post: El Delta del Po, el amor por las aves y Comacchio

9. Come, come hasta que el cuerpo te diga basta (y nunca dice basta)

Por algo le llaman Bolonia la gorda, y es que sin duda, es uno de los lugares donde mejor se come del mundo, creedme. Modena y Parma están a muy pocos kilómetros de la ciudad y estoy segura de que te suenan por aquello del “aceite balsámico de Módena” y el queso Parmesano ¿no?

Casa Artusi

Aprende a cocinar pasta de manera tradicional, conoce los verdaderos espaguetis ragú (conocidos como a la boloñesa), disfruta de los aperitivos a partir de las 6 de la tarde (bebidas servidas con pequeñas tapas de comida) come un helado al día (¡al menos!) y bebe vino hasta que no puedas más.

Sin duda de Bolonia nos fuimos con la barriga llena y el corazón contento.

 

10. Bonus point

Cuéntale a alguien algunos pocos secretos en la esquina de los susurros, no te vamos a decir donde está exactamente porque la verdad nosotros nos reímos a carcajadas intentando encontrarla (parecíamos un poco lelos) y de hecho fue un camarero de la zona, él que después de vernos hablando contra todas las paredes, nos dió la localización exacta.

Se trata de un arco en el que las esquinas están conectadas acústicamente (cosas de la arquitectura) así que si una persona se posiciona en una esquina (contra la pared) y la otra en la esquina opuesta (con el oído en la pared) podrán hablarse en susurros. Igual piensas que es un “mito” pero no, la cosa funciona y es entretenida por unos minutos.

La esquina de los susurros se encuentra junto a la plaza de Neptuno

Te dejamos con otros tours en español que puedes hacer por la ciudad:


¿Qué tal? ¿Crees qué hay suficientes cosas que ver en Bolonia como para darle una oportunidad? nosotros estamos convencidos (!y todas las que no te hemos contado¡)

Nos gusta ser transparentes, así que queremos que sepas que este artículo tiene enlaces de afiliados. Si compras o reservas mediante estos enlaces no será un gasto extra para ti y nos ayudarás a mantener este blog vivo.
Nunca recomendaremos un producto únicamente basado en sus comisiones

This post is also available in: Inglés

Un poco de sur

Somos Valen y Jesper, almas de este blog y compañeros de viaje y de vida. Si quieres saber más sobre nosotros puedes hacerlo aquí

2 Comentarios

Leave a Reply to Eider Cancela el comentario

Your email address will not be published.

Close