Equipo para mochileros

Ya tenemos nuestras vacunas al día. Bueno -como bien expliqué en otro post-, las que decidimos ponernos. Las vacunas la hepatitis A y la fiebre tifoidea han sido lentas y dolorosas. Como he recibido inyecciones en ambos brazos, las noches sin dormir han estado al servicio del día. Para la fiebre amarilla no fue más que contratar con la cita en la clínica privada, acudir a la cita, dar el dinero y… ver cómo, cinco minutos de tu tiempo, una inyección y una cartilla, os cuestan cuarenta libras. Nos han dicho que si perdemos la cartilla la cosa es remediable -evidentemente para ellos lo es-, cargarán por ello. Al ser una clínica privada, ¿qué más puedo a esperar? Pero bien, esa cartilla es la que nos permitirá cruzar las fronteras sin problemas.

Seamos sinceros, cuanto menos llevemos mejor, pero no podemos olvidarnos de cosas básicas y hemos de elegir con sabiduría. Os dejo con una lista de nuestras elecciones

Ahora vamos al tema del equipo que llevábamos con nosotros o como nosotros lo llamamos, la lucha de los 12 kilogramos.

La mochila

Yo llevo una Quechua de 5o Litros de Decathlon y Jesper una Vango Pumori 2 de 60L

Sacos de dormir y aislantes

Los sacos de dormir son de solo dos estaciones -yo diría más bien una-. Pero bueno, si hay que abrigarse uno se abriga, que para eso está el resto de ropa y viéndolo bien, vamos en verano.  Alguna noche fría seguro que pasaremos, pero nada que durmiendo como una salchicha no podamos solucionar. Así pues  llevo un S15 ultralight del Decathlon, la versión más pequeña, Jesper uno acorde con sus dimensiones que permite hasta 2,10 metros de largo y es de las mismas características. Ambos rondan unos seiscientos gramos de peso.

Los aislantes son de 1,2 centímetros de ancho y de 350 gramos de peso. Dudamos mil veces entre el de un centímetro y 250 gramos y el anterior. La verdad es que nos da un poco de miedo el sur argentino y chileno por que no estamos preparados para el frió, aunque viniendo de Edimburgo y Alemania estamos bastante acostumbrados a él. Hemos acordado que no decidiremos lo que llevaremos basados en los quince o trienta dias que estaremos por el sur;  pues hay que tener en cuenta que el resto del viaje podremos disfrutar de mejores temperaturas.

El “señorito” se ha quejado de que son demasiado grandes. Yo ni los he visto. Ya veremos si podemos cargarlos.

Para cocinar

Nos hemos decidido por el GSI Dualist, el cual solo tiene un inconveniente… no dispone de paella y la verdad es que siempre va bien tenerla. Así que estoy en proceso de conseguir una suelta que nos quepa dentro del paquete. Lo mejor es lo compacto y liviano que es. Por apenas 300 gramos tenemos platos y tazas para ambos y una olla de 1,8 litros, con colador incluido en la tapa. Dentro -depende de cómo lo organicemos- podemos meter una pequeña bombona de gas e incluso el fogón. Mi idea es remplazar uno de los packs de bol y taza por una paella. Veremos qué podemos hacer. Lo mejor de todo ha sido el precio, que ronda los sesenta euros  -pero la hemos conseguido por treinta y cuatro-. El juego de marmita y platos enterito, y además el que quería. ¡Perfecto!

El fogón es de montañismo plegable de unos noventa gramos, es un poco caro, el Micro Rocket lo podéis ver aquí  pero nunca nos fallo. Ebullición de un litro en menos de tres minutos y totalmente plegable. Hay versiones más accesibles cómo el Vango Compact

Webfull-9532

Tienda de campaña

En un principio -por ignorancia, en cierto modo- lo mejor que encontré fue la T2 Ultralight del Decathlon. La verdad es que el peso fue uno de los incentivos más importantes, ya que no llega a dos kilos, la versión del 2015 es muy mejorada y sinceramente una de las mejores en relacion calidad precios que hay en el mercado. El problema, a mi modo presupuestario de ver, era el dinero así que rebusqué en internet… de segunda mano… ¡Nada!

Si como nosotros no tiene ni idea de cómo elegir una tienda de campaña te dejamos este post especialmente para ti: Cómo elegir una carpa / tienda de campaña sin tener ni idea

Como la búsqueda hizo que me retrasará en la decisión -lo cual fue para bien-; un buen día -visitando una tienda de artículos de montaña y camping– encontramos una tienda de la casa de 1,8 kilos para dos personas y por cuarenta y cinco libras -rebajada, se supone que valía setenta y nueve-. En un arranque de querer solucionarlo, decidimos comprarla. Luego nos dimos cuenta de que aquello no valía 79 libras y de que además… mi amigo… aquí sentado al lado… es más grande de lo que esperábamos y su metro con noventa no cabía ni intentándolo.

Hay que tener en cuenta que sería nuestro hogar muchas noches y ambas mochilas tenian que estar dentro o al menos cubiertas, no podemos estar apretados. Devolvimos aquel error y seguí con mi búsqueda por Segunda Mano, Loquo ,ebay y Gumtree. Lo que no encuentro en un sitio lo busco en el otro y así . Pues entre búsqueda y búsqueda encontré un buen hombre quien vendía un par de tien das Vango Spirit 200+, cada una por treinta y cinco libras.  No he encontrado esta tienda disponible en el mercado español por ejemplo pero aquí la Vango Sabre que tiene cualidades muy similares Mi inmediato sentido del chollo me llevó a la página web oficial a comprobar que, como el vendedor anunciaba, cada tienda costaba alrededor de trescientas libras.

Vango spirit 200

Decidí comprarle las tiendas al buen hombre. No me pregunten por qué, llámenle confianza ciega o estupidez. Decidí quedarme con ambas tiendas. Ese mismo día montamos la nuestra. La verdad es que es una cucada. Hemos aumentado ligeramente el peso de la maleta -ahora son 2,6 kilogramos- pero ganamos un montón de espacio en forma de porche, que en realidad compensa. No sabemos cuántas noches vayamos a dormir en ella. Mejor no escatimar si ese va a ser tu hogar.

Extras

A todo esto hemos de añadir un par de luces frontales -de led-. Una costó una libra y media y la otra cinco. La primera la encontré en un outlet de deportes al aire libre y la segunda la hemos comprado vía catálogo -solo disponibles para empresas pero que, gracias a unos amigos, hemos podido acceder-, en el mismo sitio donde hemos comprado el set de marmita y el fogón. Este tipo de cositas las añadimos en un post con las 10 cosas que no puedes olvidar dentro de tu mochila

Ahora me queda la creación de un pequeño botiquín; que no será nada fuera de lo normal y no aumentará para nada el presupuesto. ¡Vamos, que estamos casi listos! Falta una de las peores partes… ¡empacar¡ …  La lucha de los 12 kilogramos.

Un poco de sur

Somos Valen y Jesper, almas de este blog y compañeros de viaje y de vida. Si quieres saber más sobre nosotros puedes hacerlo aquí

3 Comentarios
  1. Hola! Tengo una duda respecto al hornillo que usasteis. En el avión os pusieron algun problema por llevar la bombona? (con el cambio de presión no se si podría ser peligroso). Y mi otra duda es si en Sudamérica se pueden encontrar recambios para la bombona facilmente, pues ya sabes que los standars cambian muy habitualmente de continente a continente!

    Un saludo y muchas gracias por vuestros escritos! 🙂

    1. ¡Hola Alejandro!

      No, no lo puedes llevar en el avión, es decir, puedes en el equipaje facturado pero está catalogado como peligroso y puede caerte un marron. Lo mejor es que lo compres allí. Por los tamaños no te preocupes hay de todo tipo, nosotros llevábamos el tipo spray alargado, pero también hay adaptadores para tomar de una a otra bombona (las mas pequeñitas planchetas también las encuentras por todo lado) la verdad es que a estas alturas no recuerdo porque nos decidimos por uno o por el otro pero el caso es que vimos de todo en TODOS lados, todas las estaciones de servicio tienen recambios (los camioneros suelen usarlas, sobre todo las alargadas para las estufas de gas).

      Igual compra un adaptador para poder usarlas ambas y listo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Aprende a viajar como nosotros

Aprende a viajar como nosotros

Subscribete a nuestra lista de correo y recibe cómo regalo de bienvenida la Guía definitiva para viajar sin dinero en tu email. Además te escribiremos una carta cada semana, sí, una carta, en las que desvelaremos nuestros secretos y consejos. 



¡Genial! Revisa tu email para encontrar tu link de descarga